Alimentación

¿Qué es el agua de avena y cómo puedes prepararla?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Martes 21 de mayo de 2019

3 minutos

Aprovecha las buenas propiedades de este cereal, tomándolo, también, en su forma más ligera

Agua de avena
Mariola Báez

Foto: Bigstock

Martes 21 de mayo de 2019

3 minutos

Tal como señala la Fundación Española de Nutrición (FEN) la avena integral es un cereal de grano entero, porque no se le elimina el germen y el salvado en su proceso de producción, cuya composición nutricional hace que sea una importante fuente de hidratos de carbono compuestos, de lenta absorción, así como de proteína vegetal y elementos beneficiosos entre los que destacan minerales como el fósforo, el potasio y el magnesio, y vitaminas E y B6

La avena es un alimento cultivado y consumido desde la antigüedad, que permite su ingesta de formas muy diversas, desde harinas o los tradicionales copos, que puedes incorporar a la leche y a los productos derivados como el yogur, hasta fórmulas tan ligeras como el “agua” que conservan las buenas propiedades de este nutritivo cereal.

Si aún no te has decidido a probarla, debes saber que la avena es también fuente de fibra soluble e insoluble. En ella predominan concretamente los denominados betaglucanos, un tipo de fibra que favorece una lenta y adecuada digestión, ayudando, además, a mantener los niveles adecuados de colesterol en sangre, como explica la Fundación Española del Corazón.

¿Cómo puedes hacer agua de avena en tu casa y a tu gusto?

Solo necesitas eso: agua y avena para tener un preparado saludable, listo para tomar en cualquier momento en lugar, tal vez, de un refresco con demasiados azúcares y gas.

Calcula aproximadamente 1 taza de copos integrales de avena por cada litro o litro y medio de agua (puedes hacer el preparado según te apetezca, más o menos líquido).

Si quieres, puedes poner los copos en la mitad del agua unos 15 minutos para que la absorban y resulte más fácil su posterior disolución. Seguidamente, tritura la mezcla con una batidora o licuadora (si la tuya dispone de suficiente potencia puedes saltarte el “remojo”).

En un cazo, vierte el resto del agua, añade la avena triturada y ponlo a calentar hasta que hierva aproximadamente cinco minutos. En este tiempo, la avena habrá soltado todos sus nutrientes. Apaga el fuego y deja enfriar. Cuando la mezcla esté templada, simplemente deberás colarla y utilizarla como prefieras, tomándola como una infusión, o bien reservando en la nevera para cuando te apetezca algo sano y fresquito.

Puedes personalizar tu agua de avena añadiendo, por ejemplo, un toque de canela, una cucharada de azúcar de caña o de miel para darle un sabor más dulce o incluso unas gotas de limón si prefieres un matiz ácido en tu bebida de avena. Además, te puede servir de base para otras preparaciones como, por ejemplo, estupendos batidos vegetales.