Alimentación

Todo lo que debes saber acerca de la ritmonutrición

Teresa Rey

Lunes 29 de abril de 2019

3 minutos

Este método se basa en nuestro reloj biológico y la distribución de las comidas durante el día

Todo lo que debes saber acerca de la ritmonutrición (Bigstock)
Teresa Rey

Lunes 29 de abril de 2019

3 minutos

La ritmonutrición es un método que tiene en cuenta nuestro reloj biológico a la hora de alimentarnos. Saber en qué momento del día nuestro cuerpo necesita más energía nos ayuda a distribuir la forma en que nos nutrimos de una manera más efectiva y conseguir así un mejor aprovechamiento, apuntan los expertos. Ese reloj biológico es el dispositivo de tiempo innato de un organismo y se encuentra en la mayoría de los tejidos y órganos. Además, produce los ritmos circadianos (los cambios físicos que se producen en función al ciclo de la luz),y estructura su programación.

Distribución de la comida

Lo que defiende esta teoría es realizar una distribución correcta de las ingestas teniendo en cuenta esta cronobiología del organismo. Así, a lo largo de las 24 horas que dura el día el cuerpo se va recalibrando y va necesitando más o menos energía en función del momento.

Normalmente, los momentos más álgidos son de cinco de la mañana a cinco de la tarde, mientras que la vitalidad comienza descender a partir de esta hora y en adelante. Partiendo de esta base, lo que recomienda la ritmonutrición es efectuar varias comidas a lo largo del día, entre cuatro y cinco, respetando esos “picos” de intensidad energética.

Aunque lo mejor es realizar una pauta dietética adecuada a cada persona, los principios básicos de esta teoría son los siguientes:

Desayuno

Es la comida más importante del día. Debe ser una comida completa porque durante la mañana es cuando estamos más activos y nuestro organismo necesita mayor vitalidad. El desayuno debe incluir proteínas e hidratos de carbono. Lácteos, cereales y fruta constituyen una buena combinación.

Respetar los horarios

Si acostumbras al cuerpo a comer en unos horarios fijos, éste se organiza mejor a la hora de hacer la distribución de los nutrientes, se equilibra y trabaja mejor en este sentido. Se recomienda no comer más tarde de las 15 horas y cenar dos horas antes de irse a dormir, mejor si es antes de las 21 horas.

Alimentos adecuados

La ritmonutrición también nos ayuda a identificar qué alimentos son más apropiados para cada momento. Así, por la mañana y a media mañana es aconsejable incorporar proteínas o hidratos de carbono, porque permiten que nuestra actividad intelectual se mantenga a pleno rendimiento. Y por la tarde-noche, son más recomendables sustancias que nos faciliten la relajación y favorezcan un buen descanso.