Salud

Amígdalas: ¿cuándo hay que operarlas?

Ignacio Casanueva

Lunes 27 de julio de 2020

2 minutos

Amígdalas: ¿cuándo hay que operarlas?

Las amígdalas son la primera línea de batalla que tiene nuestro cuerpo frente a los gérmenes que entran por nuestra boca, tanto al comer como al respirar. Cuando éstas se inflaman aparecen las temidas “anginas”, una reacción que provoca dolor en la garganta y es la responsable de aproximadamente 4 millones de consultas médicas cada año en nuestro país. En concreto la principal razón de estas visitas es la infección de las amígdalas, la llamada amigdalitis.

En estos casos es frecuente que la razón por la que aparece la amigdalitis es un virus, siendo la segunda razón una bacteria.
Si la infección está causada por lo primero, un virus, lo sabremos por los síntomas que acompañan a la inflamación como el dolor de garganta, voz gangosa, tos, úlceras en la boca, mucosidad nasal y un malestar general.
Sin embargo, si la infección está provocada por una bacteria, ésta llega con fiebre alta (más de 38.5º), malestar general, una exudación o “placas” blanquecinas, y una inflamación de los ganglios más amplia y llamativa.

El principal factor de riesgo es la cercanía a un paciente contagioso cuando este tiene un ataque de tos, estornuda o simplemente habla.

Dolor de garganta (bigstock)

Pero, ¿cuándo debemos acudir al médico?

Por lo general, se aconseja una consulta cuando el paciente es un niño, se tiene síntomas clínicos muy pronunciados, se padece una enfermedad de base mal controlada como es el caso de los diabéticos, inmunodeprimidos…, se haya realizado un tratamiento sintomático de tres o cuatro días sin mejoría, o se presente algún síntoma de gravedad. En estos últimos incluiríamos las convulsiones por la fiebre, dificultad para respirar o sangrar por la boca.

El único modo de tratar la amigdalitis causada por un virus es mediante reposo mientras dura la fiebre; hidratándose bien y tomando analgésicos, antitérmicos y antiinflamatorios. Y es que al ser causado por un virus no hace falta el uso de antibióticos.

Por el contrario, los pacientes que tienen tres o cuatro de los síntomas clínicos de infección bacteriana deben tratarse con antibióticos, o en los que se tiene un diagnóstico certero mediante pruebas específicas.

¿Cuándo es necesario operar?

La extirpación de las amígdalas o amigdalectomía es aconsejable cuando los episodios de amigdalitis son tan frecuentes o graves que llegan a afectar a la salud general del niño o del paciente; llegando a interferir en sus actividades cotidianas. Además si las vegetaciones sufren infecciones repetidas o son tan grandes que obstruyen la parte posterior de las fosas nasales o dificultan la ventilación de los oídos, pueden extirparse simultáneamente para evitar las consecuencias de estas infecciones o de la obstrucción.

0

No hay comentarios ¿Te animas?