Avances

La bioimpresión podría tener aplicaciones en medicina regenerativa y trasplantes en un futuro

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Lunes 6 de enero de 2020

4 minutos

A día de hoy con este método se pueden obtener tejidos de estructura sencilla como la piel

La bioimpresión podría tener aplicaciones en medicina regenerativa y trasplantes en un futuro
Teresa Rey

Foto: Bigstock

Lunes 6 de enero de 2020

4 minutos

Las posibilidades que ofrece la impresión 3D están ya presentes en algunos ámbitos de la medicina. En este campo ha dado lugar a la bioimpresión, a través de la cual se obtienen estructuras tridimensionales añadiendo capas de materiales biológicos, bioquímicos y células vivas. En el nuevo Informe Anticipando: Bioimpresión en la medicina del futuro, promovido por la Fundación Instituto Roche (@InstitutoRoche), se concluye que esta técnica realmente ya forma parte del presente y aventura lo importante que será en el planteamiento de una medicina personalizada.

Tejidos de estructura sencilla

A día de hoy lo que se puede conseguir con este método son tejidos de estructura sencilla como la piel, y en dentro de muy poco tejidos cilíndricos como uretras y vasos sanguíneos. Aunque su aplicación clínica podría prolongarse en el tiempo, porque primero deben someterse a numerosos ensayos clínicos para conseguir la aprobación de las autoridades sanitarias, según cuenta José Luis Jorcano, profesor del Departamento de Bioingeniería e Ingeniería Aeroespacial de la Universidad Carlos III de Madrid y coordinador del informe.

Los expertos apuntan que la bioimpresión se enfrenta a otros retos además de los técnicos, como lo son los éticos y legales, que habrá que ir ajustando y definiendo para que puedan utilizarse en la práctica clínica.

Ahora mismo la aplicación más inmediata de la biompresión 3D, la que llegará antes a la clínica, es la utilización de tejidos bioimpresos para testear fármacos y productos cosméticos y químicos de consumo humano. Esto es así porque el proceso de validación por las autoridades sanitarias es más sencillo, y además entre otras ventajas, podría reducir la experimentación con animales, tal y como explica el profesor Jorcano.

La impresión 3D en cirugía torácica mejora la planificación y optimiza el tiempo de las operaciones

El futuro

Lo que se pretende en un futuro con este método es llegar a fabricar estructuras humanas complejas en 3D con las propiedades biológicas y mecánicas que permitan sustituir o restaurar un tejido u órgano. Es decir, crear órganos sólidos y funcionales a través de las células del propio paciente. En este sentido, cabe destacar que ya se han fabricado prototipos de riñones, parches de tejido hepático y hasta un corazón vascularizado. Sin embargo, aún no reúnen las características necesarias para implantarse en pacientes y hasta ahora son solo pruebas de concepto.

Lo que se prevé, por tanto para dentro de unos años, es que este tipo de impresión pueda aplicarse en el trasplante de órganos, la medicina regenerativa o el abordaje personalizado de tumores. Esto haría posible  que se puedan desarrollar nuevas estrategias diagnósticas y terapéuticas. Por ejemplo, en el caso concreto de la oncología puede dar lugar a modelos que repliquen el tumor con los tipos celulares específicos que lo forman en el propio paciente. Así se podría determinar si hay posibilidad de que el tumor se expanda a otros órganos o testar los fármacos antes de dárselos al afectado.