Avances

El tratamiento de cáncer personalizado está cada vez más cerca

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Lunes 27 de mayo de 2019

2 minutos

La Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford está detrás de este nuevo avance médico

El tratamiento de cáncer personalizado está cada vez más cerca

Tal y como explica la Asociación Española Contra el Cáncer, normalmente “el tratamiento del cáncer es multidisciplinar, las distintas terapias se combinan para proporcionar un plan de tratamiento que aumente las posibilidades de curación. Este plan de tratamiento se establece siguiendo protocolos que se emplean de forma generalizada en todos los hospitales”. Sin embargo un nuevo método podría ver pronto la luz, ampliando el rango de actuación y la eficacia de este tipo de procedimientos.

Un grupo de investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford está cada vez más cerca de un tratamiento contra el cáncer más personalizado y cuyos efectos secundarios ven reducido su impacto en el organismo. Pero, ¿en qué consiste realmente este sistema?

RASER puede ser pronto una realidad

El proyecto, cuyos avances han sido publicados en la revista científica ‘Science’, muestra cómo las proteínas sintéticas acaparan todo el protagonismo en este proceso de inmunoterapia contra el cáncer, un área difícil de abordar de manera exitosa. RASER, nombre que recibe este enfoque personalizable, trabaja solo con dos proteínas: la primera se encarga de reconocer una señal de crecimiento que se encuentra principalmente en las células cancerosas, mientras que la segunda activa la expresión de unos genes implicados en la muerte celular. Además, impide también el ataque a las células sanas del organismo, uno de los principales inconvenientes de estos tratamientos.

"Siempre hemos buscado una forma de matar las células cancerosas pero no las células normales. Las células cancerosas surgen de señales defectuosas que les permiten crecer de manera inadecuada, por lo que hemos pirateado las células cancerosas para redirigir estas señales defectuosas a algo útil", detallan los investigadores en la publicación.

Estos también quisieron comparar los efectos del sistema RASER con otras dos terapias habituales: la quimioterapia y el consumo de medicamentos para bloquear la actividad de los receptores ErbB, que a menudo están detrás del crecimiento de los cánceres de mama, pulmón y cerebro. ¿El resultado? Solo RASER acabó específicamente con aquellas células con los receptores ErbB demasiado activos, mientras que el resto mató indiscriminadamente a todo aquello que encontraba a su paso.

“Ahora tenemos mucha más información sobre la genómica del cáncer, la señalización y cómo las células cancerosas interactúan con el sistema inmunológico. Finalmente, se está volviendo práctico combinar este conocimiento con enfoques de biología sintética para abordar algunos de estos problemas urgentes de la salud humana. RASER es a la vez personalizable y generalizable”, concluyen los investigadores.

0

No hay comentarios ¿Te animas?