Salud

Los beneficios de recuperarse en una habitación de hospital compartida

Rosa María Torres

Foto: Bigstockphoto

Domingo 2 de junio de 2019

2 minutos

Compartir habitación podría repercutir de forma positiva en la recuperación de los pacientes

Sanidad pública

Tener una habitación individual suele ser la preferencia entre los que ingresan en un hospital. Se cree que así se consigue la intimidad necesaria debido al delicado estado de salud. Pero una investigación reciente, publicada en la revista ‘American Journal of Health Economics’, revela que compartir habitación podría repercutir de forma positiva en la recuperación de los pacientes.

El resultado deriva del análisis de la evolución de más de 3.700 pacientes. Este demostró que a los que les asignaron compañeros de habitación más sanos que ellos necesitaron un 27% menos de atención médica y se les dio el alta mucho más rápido. En este sentido, si una persona mejora en el hospital y tiene una actitud positiva, puede estimular al sistema inmunológico del paciente que tiene a su lado.

En los hospitales españoles, normalmente se ubican en la misma habitación pacientes del mismo sexo o con patologías parecidas. Sin embargo, cuando hay una enfermedad infecciosa, si están operados con riesgo de contagio, inmunodeprimidos, con algún tipo de alteración psíquica o el paciente está en sus últimos momentos de vida, la habitación que se les otorga suele ser individual, para que puedan tener intimidad con sus familiares y amigos.

En las habitaciones con varias camas, cada unidad puede aislarse mediante biombos o cortinas para asegurar y respetar el espacio de cada paciente. Pero en las habitaciones individuales, se considera la ‘unidad del paciente’ a todo el espacio físico de la propia habitación. En este sentido, ¿cuáles son las ventajas de compartir habitación en el hospital?

Habitación de hospital privada

¿Vas a compartir habitación? Sé respetuoso

Las habitaciones individuales son más confortables y te permiten recuperarte "a tus anchas". Pero cuando uno está solo en el cuarto, también puede sentir una mayor sensación de aislamiento. Eso sí, si quieres estar acompañado, debes cumplir una serie de normas para respetar al otro paciente y mantener un ambiente adecuado. Por eso, para facilitar tu descanso y el de los demás:

  • Evita ruidos innecesarios

  • Modera el tono de voz y el volumen de la televisión, radio o cualquier otro dispositivo.

  • Cierra la puerta de la habitación.

  • Utiliza calzado de suela flexible o de goma para evitar desplazamientos ruidosos.

  • Permanece dentro de ella y no obstaculices el pasillo o la sala de espera.

0

No hay comentarios ¿Te animas?