Salud

Cómo eliminar las durezas de los pies

Olga Selma

Foto: Bigstock

Viernes 31 de julio de 2020

4 minutos

A menudo no prestamos el cuidado que deberíamos a nuestros pies, para mantenerlos en buen estado

Cómo eliminar las durezas de los pies
Olga Selma

Foto: Bigstock

Viernes 31 de julio de 2020

4 minutos

Es en verano, cuando llevamos sandalias y los pies al descubierto, cuando más nos fijamos en la piel endurecida y gruesa de nuestros talones, planta e incluso algunos dedos. Son durezas que se forman cuando la piel se expone a una alta fricción que genera un proceso de proliferación de queratinocitos que, junto a la falta de hidratación, generan capas de piel cada vez más gruesas y persistentes. 

¿Cómo evitar que se formen las durezas?

Seguir unos hábitos saludables como utilizar zapatos cómodos que no provoquen rozaduras; responder rápidamente a cualquier señal de dolor que puede indicar problemas futuros; secar nuestros pies adecuadamente después del baño y seguir una rutina diaria para el cuidado de los pies harán que, con un mínimo de tiempo y esfuerzo, nuestros pies esten siempre sanos y bonitos.

Las durezas, a parte de ser antiestéticas, también pueden causar dolor, por lo que hay que intentar eliminarlas antes de que vayan a más. Podemos suavizar la piel en casa con diversas rutinas y utensilios como la piedra pómez, con la que podemos raspar la callosidad hasta retirar todas las células muertas con el pie previamente humedecido; o con una lima especial para las durezas de los talones y la planta del pie, que no utilizaremos por más de 3 minutos. Después debemos hidratar los pies, preferiblemente con una crema específica para durezas.

Los productos con ácido acetilsalicílico, que suelen presentarse en forma de apósitos o tiritas, se aplican directamente sobre la dureza y se dejan actuar entre 24-48 horas para ablandarlas, acelerar su eliminación y aliviar el dolor. Pero el mejor método de prevención es la exfoliación con cremas específicas para ello.

En relación a las grietas, desde el Colegio de Podólogos de la Comunidad Valenciana explican que éstas se suelen producir en zonas de roce como son los dedos, los talones o los laterales del pie cuando están deshidratados. Por ello, es fundamental realizar una rutina de hidratación diaria que mantenga la piel flexible y nutrida.

hiperqueratosis o durezas en los pies

Cuando visitar al podólogo

El Colegio de Podólogos de la Comunidad Valenciana (ICOPCV) explica que las durezas, o hiperqueratosis, muchas veces no responden sólo a una falta de hidratación de la zona, sino que pueden esconder algunas patologías como eccemas, psoriasis o tiñas. Y en estos casos, limar la zona para eliminar lo que aparentemente son duricias puede agravar las dolencias. Además, la hiperqueratosis puede estar relacionada con una presión externa por los zapatos que utilizamos o una presión interna como un dedo deformado o una mala pisada.

“Cuando consideramos que hay una zona alterada en la planta de los pies, queremos eliminarla. Esto sucede, especialmente en los talones, cuando vemos una zona blanca o amarillenta de consistencia diferente al resto de la piel del pie. Además, a menudo ésta tiene una tendencia rasposa y puede producir dolor”, explica Maite García, presidenta del ICOPCV.

Por ello, el Instituto Valenciano del pie recomienda acudir al podólogo al menos una vez al año. Los podólogos, mediante el tratamiento de quiropodia pueden dar solución a estos problemas y lesiones en los pies, deslaminando la zona y eliminando las capas de queratina. En el caso de que la causa sea el calzado, el médico nos recomendará el tipo de zapato más adecuado para disminuir las presiones, o determinará si la solución puede ser una plantilla personalizada.