Salud

¡Cuidado con la manicura permanente!

Ignacio Casanueva

Sábado 27 de junio de 2020

2 minutos

El uso de acrilatos puede provocar reacciones tanto en el usuario como en el profesional

¡Cuidado con la manicura permanente!

Rosalía (@rosalia.vt) ha puesto de moda las manicuras imposibles. Larguras, joyas, brillos, colores… nada ha sido impedimento para que la artista de Sant Cugat arrasara en los escenarios y nos hiciera poner nuestra atención en las manos. Las suyas, y luego en las nuestras.

Los salones de belleza han experimentado un boom no ya para copiar a la artista, sino también para cuidar la manicura y lucir uñas. Entre los cuidados más solicitados encontramos la manicura permanente y semipermanente. Entre los motivos de optar por estas opciones están su acabado, la duración prolongada que ofrecen, la rapidez de su secado, la resistencia y también su precio asequible. Un modo de lucir nuestras manos durante varias semanas.

rosalia

Aun así, los dermatólogos han comenzado a dar la alarma ya que no son desconocidos en sus consultas casos que muestran la cara menos amable cuando la manicura se mantiene durante mucho tiempo; se trata de la dermatitis de contacto.

Esta es una patología que se ha ido multiplicando durante los últimos años al mismo tiempo que han proliferado centros, a veces de dudosa profesionalidad. Tanto es así, que los especialistas están reclamando a las autoridades sanitarias la elaboración y promulgación de una normativa que regule la venta de este tipo de productos cosméticos.

Si ponemos la atención en la composición de los mismos, son los acrilatos los responsables de desencadenar las posibles molestias en nuestra piel. Se tratan de ingredientes incoloros, con un olor muy fuerte y con un gran poder corrosivo. No solamente están presentes en las pinturas, sino también en las lacas, los endurecedores y los materiales plásticos que decoran nuestras uñas.

La percepción de este riesgo se pierde al estar presente en los cosméticos, y es que no solamente los clientes pueden padecer la irritación, hinchazón, picores, ardor o un edema, sino también los profesionales que aplican los productos.

En muy pocas ocasiones se crea un problema aplicando estos productos una sola vez, pero la situación empeora cuando comenzamos a desarrollar sensibilidad a los componentes. Esta reacción puede ocasionar que se agraven los problemas hasta el punto de hacerse recurrentes cada vez que el usuario se expone de nuevo a este elemento.

bigstock Woman In A Nail Salon Receivin 369967966

La situación es más complicada de lo que aparenta, ya que la sensibilización a estos productos no termina cuando el cliente sale por la puerta del salón de belleza, sino que su vida se verá afectada dependiendo de su trabajo, sirequiere de un procedimiento médico o necesita un dispositivos tecnológicos de monitorización como por ejemplo los sensores de glucosa que emplean muchos diabéticos.

Por si no fuera poco, los especialistas en dermatología avisan que estas reacciones no solamente se producen en las zonas donde la piel entra en contacto con los acrilatos, sino que la reacción se puede manifestar por todo el cuerpo. De esta forma de forma que el diagnóstico y el tratamiento suele demorarse y complicarse.

Frente a estos problemas no hay solución directa, sino la concienciación y la regulación del etiquetado así como de los profesionales, que permitan al usuario saber qué productos están usándose en el servicio que se le da.

0

No hay comentarios ¿Te animas?