Cuídate

Cómo puedes aliviar los sofocos durante la menopausia

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Miércoles 31 de julio de 2019

2 minutos

Además del tratamiento farmacológico, puedes optar por soluciones prácticas para esos síntomas

Cómo puedes aliviar los sofocos durante la menopausia

Hablamos de uno de los síntomas más claros con la llegada de la menopausia. Los sofocos, o lo que es lo mismo, una molesta situación que comienza con una sensación de calor en el rostro y pecho principalmente y que, en ocasiones, viene acompañada de un ritmo más elevado de las palpitaciones del corazón, ruboración de las mejillas, un aumento de la sudoración o una sensación de frío cuando ese sofoco desaparece

Un desequilibrio hormonal que suele aparecer durante esta fase que vive la mujer y que pone fin a la menstruación para dar comienzo a la etapa conocida como climaterio. Así, mientras algunas mujeres tienen pocos o ningún síntoma, para otras se trata de algo muy molesto que llega a interferir en su calidad de vida. 

Para paliar un tanto estos síntomas, desde la Clínica Mayo (@ClinicaMayo) mencionan que la manera más eficaz de aliviarlos es por medio de la ingesta de estrógenos; aunque según estos mismo expertos conlleva ciertos riesgos que deben ser tenidos en cuenta y advertidos por los propios profesionales sanitarios. Medicamentos como antidepresivos también pueden ayudar en el caso de los sofocos, aunque con menor eficacia, aseguran. 

Cómo puedes aliviar los sofocos durante la menopausia

Remedios para aliviar los sofocos

Junto a este tratamiento farmacológico, existen otras soluciones prácticas para reducir esos molestos sofocos que van desapareciendo poco a poco. En el caso de algunas mujeres incluso bastantes años después. 

  • Temperatura ambiental baja. Es algo que quizá no puedas controlar en plena calle durante un día caluroso, pero en espacios cerrados procura que la temperatura no sea demasiado alta. Además, lo mejor es beber productos fríos (tampoco demasiado) y evitar aquellos que te añadan una dosis extra de calor a tu cuerpo como café o té caliente. Sin duda, lo mejor es un buen vaso de agua fresca
  • Refréscate con agua fría o toallitas húmedas. En esos momentos en los que notas que el calor se está apoderando de tu rostro, una solución natural y eficaz es refrescar tanto la zona de la cara como del cuello o la frente con algo de agua fría o paños húmedos. Incluso puedes ayudarte de un práctico abanico para darte algo de aire. 
  • Nada de grandes comilonas. Evita las comidas pesadas sobre todo en verano, ya que un menú copioso puede hacer que no hagas bien la digestión y aumenten los sofocos. El truco está en comer en pequeñas cantidades y de forma más frecuente a lo largo del día
  • Cuidado con los factores de riesgo. Fumar o tener sobrepeso son dos situaciones que poco te van a ayudar a la hora de aminorar esos sofocos; así que tanto por esta incómoda situación como por tu salud en general, lo mejor es que te olvides del tabaco y lleves una dieta saludable acompañada de algo de ejercicio semanal. 
0

No hay comentarios ¿Te animas?