Cuídate

Los cuidados que debes seguir cuando te has fracturado un dedo del pie

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Jueves 15 de agosto de 2019

1 minuto

Una afección frecuente, ya sea por un golpe que nos hayamos dado o por un objeto que se caiga encima

Los cuidados que debes seguir cuando te has fracturado un dedo del pie

Es algo muy frecuente que nos puede suceder. Fracturarnos un dedo del pie debido a un golpe o a un objeto que se nos cae encima. Salvo casos más graves que requieren de una intervención quirúrgica (cuando la fractura se encuentra muy desplazada o la articulación ha resultado seriamente dañada con el golpe), en la mayoría de los casos se trata de una afección que se puede solventar siguiendo una serie de cuidados en casa una vez que el pie ha sido vendado o protegido convenientemente con una escayola. 

Los cuidados que necesitan tu maltrecho dedo

Durante semanas, puede que la recuperación se alargue hasta mes y medio, es importante seguir todas las recomendaciones del médico para que la fractura del dedo se recupere perfectamente.

Durante días seguirás teniendo la zona hinchada y experimentarás dolor como consecuencia de ese golpe; pero es importante que sigas a rajatabla esas indicaciones, ya que la estructura del pie es compleja y requiere de una correcta y completa cura. Igual no lo sabes, pero nuestros pies tienen nada más y nada menos que 26 huesos. De ahí la necesidad de extremar su cuidado, en este caso en los dedos.   

Pies cansados y fractura del mismo

Así, algunas de estas recomendaciones para esos días de descanso y reposo del dedo del pie son: 

  • Durante los primeros días, en los que notarás más molestias que puedes calmar con analgésicos, lo mejor es descansar todo lo que puedas el pie para que ese dedo no sufra. Así pues, cada vez que puedas siéntate y coloca el pie inmóvil y levantado. Evita, en los días sucesivos, todas las posturas o actividades que puedan redundar en un mayor dolor en tu fracturado dedo. 
  • Te recomendarán que las primeras 24 horas tras la fractura apliques hielo (no directamente sobre el dedo) con bastante frecuencia; y luego un par de veces cada día. De esta manera, esa inflamación irá remitiendo poco a poco
  • Durante esos días, sobre todo si la zona está hinchada, lo más normal es que no puedas calzarte tu zapato habitual. Lo mejor en este caso es usar un calzado de suela rígida que protegerá ese dedo.
0

No hay comentarios ¿Te animas?