Cuídate

Helio ionizado para eliminar la flacidez de varias partes del cuerpo

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Jueves 13 de junio de 2019

1 minuto

Con esta técnica de medicina estética, se mejora la flacidez corporal moderada de las personas

Helio ionizado para eliminar la flacidez de abdomen, brazos, muslos y cuello

El helio (He) es un gas noble incoloro, inodoro e insípido y, como dato curioso, decir que se utilizó por primera vez como combustible de propulsión para los globos y los dirigibles. Además, es el segundo elemento más abundante en el universo, después del hidrógeno. La medicina estética utiliza este elemento químico en su forma ionizada para algunos tratamientos de lucha contra la flacidez corporal.

Helio frio y radiofrecuencia

La flacidez de la piel es un fenómeno que se produce a consecuencia del paso del tiempo. La pérdida de colágeno es uno de los factores que lo desencadena, entre otros, y la medicina estética dispone de varios tratamientos para abordarla.

Uno de ellos es el método del que hoy hablamos, que utiliza el plasma de helio frío combinado con la energía de la radiofrecuencia, a través de una tecnología que se llama Renuvion Powered by J-Plasma. Con este dispositivo se puede tensar la piel de distintas partes del cuerpo, incluida la cara. Las zonas en las que más se utiliza son el abdomen, los brazos, los muslos y el cuello, más concretamente la papada.

Está indicado tanto para personas jóvenes como mayores que presenten una flacidez moderada o que, por experimentar cambios de peso, tienen este problema, tal y como indican los médicos estéticos. Actúa provocando una retracción cutánea, es decir, es capaz de contraer el colágeno un 66%, e interviene de forma selectiva sobre los tejidos a tratar, especifican desde el Instituto Médico Láser (@IML_es).

Cómo se introduce

El helio ionizado se introduce bajo la piel en la zona que se quiere abordar y se activa por medio de la energía que emite la radiofrecuencia. El dispositivo permite que la distribución sea homogénea a medida que actúa en los tejidos, provocando ese efecto tensor de la piel y de otros elementos que la componen.

Es una técnica que además favorece la práctica de una liposucción en aquellas personas que la tenían contraindicada por un exceso de flacidez. Con este método se consigue allanar el camino para proceder a esta cirugía plástica. Asimismo, se trata de una tecnología no invasiva, que no implica cirugía y que tampoco deja cicatrices.  Según los expertos, la incorporación a la rutina diaria puede realizarse de forma inmediata.

0

No hay comentarios ¿Te animas?