Cuídate

Mesoterapia estética: microinyecciones para mejorar el aspecto de la piel

Teresa Rey

Lunes 15 de abril de 2019

2 minutos

Es una ténica indolora que se aplica también para tratar la celulitis y la grasa localizada

Mesoterapia estética microinyecciones para mejor el aspecto de la piel (Bigstock)

La mesoterapia tiene sus orígenes en los años 50 de la mano del doctor francés Michael Pistor, que buscó un método para tratar problemas locales aplicando medicamentos por medio de microinyecciones. Al principio solo se empleaba para tratar el dolor y determinadas patologías, hasta que comenzó a tener uso estético a partir de la década de los 80 aproximadamente. Sus aplicaciones son diversas, como rejuvenecimiento facial, para tratar la celulitis o también para reducir el volumen del contorno corporal.

La técnica

En su utilización estética esta técnica consiste en la infiltración sobre todo de sustancias homeopáticas, vitaminas, minerales o aminoácidos, mediante inyecciones intradérmicas. Es muy importante saber realizar este método, así como la elección del producto que se va administrar, porque de estos dos elementos dependerá el éxito o no del tratamiento, explican los expertos en medicina estética. Por eso, es importante acudir a médicos formados y con experiencia.

En el caso de que recurra a ella para rejuvenecer la piel, se puede administrar en el rostro, el cuello, el escote e incluso las manos. Los beneficios en estas zonas implican un aumento la hidratación y la elasticidad de la piel, mostrando un tono más uniforme y luminoso.

Los efectos en el cuerpo son diversos. Se usa para para combatir la celulitis mejorando la microcirculación, así como su apariencia o la flacidez.  En el caso del volumen y contorno corporal, la mesoterapia estimula a los adipocitos para que liberen la grasa que contienen. Del mismo modo, favorece el drenaje linfático de las toxinas que se acumulan en el organismo.

Aspectos positivos

Entre sus ventajas están que no necesita anestesia y que es un tratamiento prácticamente indoloro. Sí pueden presentarse algunos efectos secundarios que el paciente tiene que conocer, pero en general son leves y tienden a remitir a los pocos días. Son, sobre todo, dolores, eritemas, hinchazones localizadas o hematomas. También pueden darse algunas complicaciones como reacciones alérgicas.

El número de sesiones dependerá del trastorno que se esté abordando y de las características del paciente. Pero la media es de una 10-12 sesiones, y luego habrá que realizar algunas más de mantenimiento espaciadas en el tiempo, es decir, una vez cada uno o dos años.

0

No hay comentarios ¿Te animas?