Cuídate

¿Qué es el agua micelar? ¿Sirve para una limpieza a fondo?

Ruth Macarrón

Miércoles 13 de marzo de 2019

2 minutos

Los secretos de esta limpieza rápida y práctica

qué es el agua micelar

Cada vez más se está popularizando el uso del agua micelar para limpiar la piel, por la comodidad del sistema. Si eres de las que haces pereza por la noche, te contamos en qué consiste y cómo puedes mejorarlo para obtener una limpieza más completa.

¿Qué es el agua micelar?

El agua micelar es una solución que promete limpiar la piel en un solo paso. Formulada a base de micelas, unas moléculas que atraen la suciedad y que tienen dos fases, una hidrófila (que tiene afinidad por el agua) y otra lipófila (que tiene afinidad por los lípidos), por lo que “son capaces de disolver todos los componentes del maquillaje y las cremas, y eliminar el exceso de grasa, sudor y toxinas derivadas de la polución”, nos cuenta la esteticista especialista en pieles con problemas Gracia de la Maza.

Se aplica con un algodón, empapándolo en la solución, y al no contener colorantes, jabones o alcohol es una fórmula muy adecuada para todo tipo de pieles, incluso las más sensibles. Cada vez más marcas han incorporado el agua micelar a sus catálogos, desde líneas de farmacia a marcas de lujo.

¿Es suficiente la limpieza con agua micelar?

Aunque es una limpieza muy básica, ideal para días en los que no podemos dedicarle a nuestro ritual nocturno más que el tiempo justo, la limpieza con agua micelar se queda un poco corta. Por supuesto, es mejor limpiar con agua micelar que no hacerlo, y también es el producto de elección antes que las famosas y rápidas toallitas desmaquilladoras.

Gracia de la Maza explica que “es perfecta para una primera limpieza pero no evita utilizar después una leche limpiadora que lo hace a mayor profundidad, emulsiona las células muertas y restos de polución, sebo y la propia agua micelar. Como este proceso puede desequilibrar el manto natural de protección, tendremos que utilizar después un tónico, que lo restaura para que la piel esté más sana y fuerte”. Es, por tanto, necesario completar la limpieza con agua micelar con algún otro producto limpiador, y cerrar con un tónico, el gran olvidado en los cuidados diarios.

Agua micelar, leche limpiadora y después un tónico. El ritual de limpieza es básico, de nada sirve emplear los mejores tratamientos si nos saltamos este paso esencial. Tómate tu tiempo cada día y disfruta de este momento de conexión antes de irte a dormir.

0

No hay comentarios ¿Te animas?