Cuídate

Qué es la sal de Epsom y para que sirve

Rosa María Torres

Sábado 6 de julio de 2019

3 minutos

La sal de Epsom es absorbida por la piel y proporciona efectos beneficiosos

Sal de Epsom (bigstock)
Rosa María Torres

Sábado 6 de julio de 2019

3 minutos

Las sales de Epsom son ricas en magnesio y sulfato y originales de la región británica de Durrey, al sur del país. Debe su nombre al de un pastor, Epsom, que se fijo en que las vacas abrevaban su sed con especial gusto en un pozo que contenía estas sales que se utilizan para ayudar a curar heridas, escozores, esguinces, calambres y magulladuras.

Gracias a sus propiedades curativas, la sal de Epsom llegó a los balnearios de todo el mundo. Se absorbe por la piel y se disuelve muy bien en agua. Su preparación se hace en forma de sales de baño o en vendajes y está medicinalmente comprobado que alivia dolores de músculos y articulaciones.

Las sales de Empson ayudan a desintoxicar el cuerpo. Por eso, a las personas que sufren retención de líquidos se les aconseja sumergirse en estas sales, con agua templada, hasta flotar. Además de tener propiedades antiinflamatorias, también son relajantes y exfoliantes.

¿Cómo funcionan?

Para aprovechar todos sus beneficios lo ideal es agregar la sal de Epsom en agua y esperar hasta que se disuelva. De esta forma, se liberan iones de sulfato y magnesio que cuando entran en contacto con la piel muy rápidamente absorbe sus propiedades.

Sumérgete en sal de Epsom (bigstock)

Además es muy útil para...

  • Librarte de las plagas del jardín. Sí, las sales de Epsom son repelentes naturales. Prueba con espolvorear las zonas afectadas y notarás los resultados. Además, sirven de alimento para tus plantas o flores.
  • Si te has quemado con los rayos del sol, prueba a ponerte sal disuelta en agua sobre la piel. Gracias a los componentes antiiflamatorios de los que hablábamos anteriormente, sentirás el alivio de forma inmediata.
  • Además, si con la llegada del buen tiempo notas que tus pies sudan más de lo normal procura sumergirlos en agua caliente con sales durante 20 minutos y, además de ganar suavidad, sus componentes antisépticos eliminarán los hongos y el mal olor.
  • Las sales de Epsom también actúan como laxante por su contenido de magnesio. Por eso, es vital para acabar con el estreñimiento. Es más, también acelera el metabolismo.

En definitiva, introducir los baños con estas sales unas dos o tres veces por semana, te dará muchos beneficios. Pero, no te excedas con su uso porque también presenta efectos secundarios que podrían perjudicar tu salud. Por ejemplo, la sobredosis de magnesio baja mucho la presión arterial, produce rojeces en la piel y favorece el ritmo cardíaco lento. 

Sobre el autor:

Rosa María Torres

… saber más sobre el autor