Cuídate

Qué sustancias deben tener las cremas hidratantes corporales para ser eficaces

Teresa Rey

Domingo 28 de abril de 2019

2 minutos

Están formuladas con activos con propiedades humectantes, oclusivas y que ayudan a retener el agua

¿Cómo hacer un body milk en casa?

Al igual que cuidamos la piel del rostro, deberíamos hacerlo con la del resto del cuerpo. Aplicar una crema hidratante tras la ducha o el baño con un ligero masaje permite que se mantenga nutrido durante todo el año, y al mismo tiempo prevenimos su sequedad. Este es un ritual que cuando comenzamos a cumplir años no debemos desatender porque con el tiempo la piel se deteriora y pierde sus cualidades, lo que la hace más frágil. Además, disminuye la capacidad de retención del agua y como consecuencia desciende el contenido acuoso de la capa dérmica, indican los expertos.

Texturas

Las cremas hidratantes corporales suelen tener varios componentes, y se caracterizan por tener una textura específica. Generalmente se emplean las emulsiones ya que además de aportar agua y lípidos, la piel las absorbe mejor. Dentro de las distintas presentaciones la más utilizada es la leche corporal

Si la piel está muy seca se recurre a otras formulaciones oleosas y hoy día se han creado incluso algunos productos cuya textura es una espuma y otras que se aplican como un gel durante la ducha, aportando hidratación y frescura a la par.

La función del cosmético para el cuerpo es hidratar por medio de sustancias humectantes e hidratantes, y por otro, evitar la pérdida de agua mediantes activos lubricantes y oclusivos.

Humectantes

La glicerina es el humectante por excelencia, el que más se usa por sus cualidades que permiten mantener la hidratación cutánea en condiciones de humedad y ayudan a retener el agua. También, por las mismas propiedades, son muy habituales el propilenglicol, el sorbitol y los polietilenglicoles de bajo peso molecular (PEG 400), entre otros.

Oclusivas

Estos activos se dirigen de igual modo a evitar que la piel pierda agua. De esta manera, la piel conserva su suavidad y flexibilidad. Entre ellos destacan la vaselina, las ceras de abeja o la lanolina, principalmente. En el caso de pieles secas uno de los ingredientes a los que más se suele recurrir es a la vaselina, ya que es una sustancia emoliente y protectora.

Lípidos

Con estos componentes se busca establecer un equilibrio en los lípidos que forman parte de la piel, de modo que persiguen rellenar las rugosidades que estos forman en la capa córnea. Así, la superficie de la piel se presenta más uniforme. Nos referimos por ejemplo a ceramidas, ácidos grasos, triglicéridos, fosfolípidos o la vitamina F, que según los expertos, contiene ácido linoleico que regula la descamación de la piel.

Otros

Junto a los elementos mencionados puede haber otros para reafirmar o abordar la pérdida de elasticidad, como colágeno, ácido hialurónico, elastina, manteca de karité, aloe vera, centella asiática… Las opciones son infinitas, de modo que es importante fijarse en las etiquetas de los productos para finalmente decantarse por aquella opción que además de ser efectiva nos proporcione bienestar.

0

No hay comentarios ¿Te animas?