Deporte para mayores

¡Huye del calor! Consejos para hacer 'running' de noche

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Sábado 22 de junio de 2019

2 minutos

Con la subida de las temperaturas y la llegada del verano, cada vez más personas corren de noche

Consejos para hacer 'running' de noche

Aunque a simple vista pueda parecer una práctica menos segura y cómoda que la convencional, lo cierto es que correr de noche tiene muchas ventajas. Además de evitar el calor sofocante durante los meses de verano, el running nocturno puede ayudarte a conciliar el sueño, evitar las aglomeraciones, asimilar las grasas y los hidratos de carbono que has consumido a lo largo del día o liberar las tensiones acumuladas durante la jornada.

Sin embargo, es preciso que también pienses en tu seguridad, tu salud y tu tranquilidad. Por eso, lo expertos recomiendan seguir una serie de pautas para que este hábito solo te aporte beneficios. ¿Qué aspectos debes tener en cuenta a la hora de correr por la noche?

Correr de noche

Prendas llamativas y fluorescentes

Es cierto que en la mayoría de calles y jardines hay instaladas farolas que facilitan la visibilidad, sin embargo, no es conveniente tomar riesgos. Por eso, resulta imprescindible correr con prendas de colores llamativos o accesorios fluorescentes y reflectantes. Los más utilizados son las tiras adhesivas o las bandas con correa que puedes incorporar a tu ropa o tus deportivas. También puedes añadir a tu vestuario una luz frontal para ver mejor el lugar por donde pasas.

Dos o tres horas antes de ir a dormir

Como hemos dicho anteriormente, el esfuerzo físico que supone salir a correr puede ayudarte a conciliar el sueño. No obstante, también debes tener en cuenta que este ejercicio acelera el sistema nervioso y el metabolismo, por eso lo mejor es que salgas a correr dos o tres horas antes de irte a dormir, para que a tu cuerpo le de tiempo a asimilar el trabajo.

Evita los atracones

Al igual que cuando practicas running a primera hora de la mañana o a mediodía, por la noche debes separar el momento de la cena de tu próxima carrera. Además de evitar los grandes atracones. Ante esta situación, lo normal es salir a correr antes de cenar o tras haber ingerido algo ligero, o ya un rato después del último bocado. De lo contrario, las posibilidades de sufrir dolores musculares o lesiones, así como un corte de digestión, aumentan, debido a la falta de irrigación sanguínea.

Cuidado con los coches

A plena luz del día, sobre todo cuando corres por la ciudad, es mucho más sencillo divisar los vehículos que se aproximan, una capacidad que por la noche puede verse reducida. Por eso, lo mejor es correr siempre de cara al tráfico, de manera que ellos también puedan verte a ti. Además, cruza por los pasos de cebra y deja la música en casa, pues con ella no podrás escuchar los pitidos ni los avisos del conductor.

0

No hay comentarios ¿Te animas?