Deporte para mayores

Quizá no lo sabías, pero tu cuerpo y tu mente cambian cuando dejas de hacer deporte

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Miércoles 8 de mayo de 2019

2 minutos

El sedentarismo se encuentra entre las 10 causas principales de mortalidad y discapacidad

Los beneficios de hacer deporte

Jubilarnos es solo algo que afecta a nivel laboral. Ese nuevo cambio en nuestra vida no tiene que significar el parón de otras muchas actividades que veníamos haciendo de forma rutinaria, entre ellas practicar algo de deporte cada semana.

O puede que sea darnos una tregua durante las vacaciones o por motivos de salud, estamos convalecientes de una operación por ejemplo. Lo cierto es que dejar de hacer deporte de forma más o menos indefinida no solo se nota en nuestro aspecto físico, sino también en nuestra salud y hasta en nuestra mente

Consecuencias de pasarnos a la vida sedentaria

Lo más evidente cuando dejamos de practicar deporte es, al cabo de un par de meses, la pérdida de la fuerza muscular que habíamos logrado a base de ejercicios semanales. Y a esto se suma, a nivel estético, un aumento del peso si no nos cuidamos y solo comemos y permanecemos horas y horas sentados en el sofá. 

Y esto es solo el principio, según la Federación Española de Actividades Dirigidas y Fitness (FEDA), las personas sedentarias tienen entre un 20% y un 30% más de posibilidades de morir de forma prematura.

A nivel de nuestro organismo interno, el envejecimiento hará sus estragos sobre todo en aquellas personas que, pasada la barrera de los 65 años, dejan de mover su cuerpo. Y esto se traduce en:

  • Aumento de los riesgos de problemas cardiovasculares ya que nuestro corazón no está tan activo y fuerte como antes. El cuerpo consume menos oxígeno y la circulación va más lenta
  • Nuestros músculos y huesos se resienten con esa nueva inactividad. Además, al cabo de unos días tenemos menos flexibilidad
  • El metabolismo se hace más lento, por lo que se tiende a acumular esa energía en forma de grasa ya que no se consume. 
  • Nuestra mente ya no tiene esos beneficios que la aportaba el deporte, que libera las endorfinas que nos hacen sentirnos mejor. 

¿Pensado en la vuelta?

Siempre que sea posible, aunque sea a un ritmo más bajo por ciertas dolencias, es bueno practicar algo de ejercicio físico. Incluso una actividad moderada de caminar una hora todos los días resulta más que beneficioso. 

Pero tampoco pretendas, tras un tiempo de parón, volver a un ritmo como el que hacías antes. Los músculos y tu cuerpo en general necesitan adaptarse poco a poco, por eso lo mejor es recuperar esos buenos hábitos de forma progresiva y gradual

0

No hay comentarios ¿Te animas?