Deporte para mayores

¿Es posible practicar artes marciales a partir de los 50 años?

Teresa Rey

Jueves 25 de abril de 2019

2 minutos

Todo depende de nuestra condición física; lo aconsejable es acudir a clases con un nivel similar

Es posible practicar artes marciales a partir de los 50 años (Bigstock)

Las artes marciales implican una gran cantidad de disciplinas y, si bien se tienden a asociar a personas jóvenes, lo cierto es que las personas mayores pueden practicarlas incluso aunque nunca antes se hayan acercado a este deporte, según apuntan los expertos. Lo más importante, como siempre, es valorar el estado de salud en el que cada uno se encuentre y adaptarse a esta situación siguiendo los consejos de un profesional. Hay gimnasios especializados donde existen clases específicas de artes marciales para mayores, que es a donde es más recomendable que nos dirijamos. En caso contrario, lo ideal es que hablemos con el entrenador para que nos indique cómo podemos integrarnos conforme a nuestras posibilidades.

Qué aportan

Es cierto que con los años se pierde fuerza, pero esta característica vinculada con estas prácticas no es un impedimento para ejercerlas. Según el profesor de kárate Fernando Martín Mallana, este arte aplicado a las personas mayores se puede considerar como una “terapia de movimientos” y una alternativa para contrarrestar la inmovilidad motora y cerebral. Es decir, se trata de hacer ejercicio físico, de moverse, al fin y al cabo, y esto siempre implica beneficios.

En el caso de las artes marciales en concreto, hay que destacar por ejemplo que se trabaja descalzo, y esto es bueno para trabajar los músculos del pie y del tobillo. En general, con esta actividad se va a potenciar el movimiento, la coordinación y el equilibrio. Y también los reflejos. Estos se usan para parar o esquivar los golpes, lo que al final te ayuda a perfeccionarte en estos aspectos. Del mismo modo, se puede experimentar una mejoría en las articulaciones, ya que tenemos que moverlas de una forma determinada y constante.

Al hacer actividad física quemas calorías y con esta práctica también, pues realmente se trabajan todos los grupos musculares y esto repercute en una pérdida de peso. Aunque si esto no es necesario en nuestro caso, debemos centrarnos en valorar el fortalecimiento que va a experimentar nuestro cuerpo.

Su práctica es buena además para sistema cardiovascular o el sistema respiratorio. El kárate, por ejemplo, según apunta Martín Mallana, implica aprender distintas técnicas de respiración y se convierte así en una medida eficaz para prevenir la insuficiencia respiratoria.

Memoria y aspectos psicológicos

La memoria se pone en funcionamiento igualmente, pues hay que recordar las posiciones y diversos movimientos de cada disciplina. Desde un punto de vista psicológico, las artes marciales ayudan a aumentar la autoestima, ya que aportan seguridad. Poco a poco las personas que las prueban se muestran más ágiles y más diestras en algunos movimientos que antes les costaban más.

A la vez, como todas las actividades grupales, son positivas desde el punto de vista social, ya que conoces a gente nueva y puedes aumentar tu círculo de amistades.

0

No hay comentarios ¿Te animas?