Deporte para mayores

¿Por qué la marcha nórdica está de moda?

Marco Herrera

Sábado 9 de noviembre de 2019

1 minuto

La clave de su éxito se encuentra en que es un ejercicio muy completo

La marcha nórdica tiene cada vez más adeptos (Creative commons)

Para empezar y para quienes no la conozcan, la marcha nórdica es un ejercicio al aire libre, que también se puede considerar un deporte de resistencia y que consiste en caminar con la ayuda y el impulso de bastones similares a los utilizados en el esquí.

Practicada por primera vez en los años 30 por esquiadores finlandeses de fondo como parte de su entrenamiento, es una de las actividades físicas que más crece en nuestro país. Parte de su éxito reside en la facilidad para llevarla a cabo, ya que apenas requiere de aprendizaje y la práctica puede realizarse sin dificultades desde el primer día. Esto no quiere decir que no debas tener cierta técnica para que el ejercicio sea más completo y beneficioso para tu cuerpo, pero sí que dicha técnica es muy fácil de alcanzar.

La marcha nórdica es muy completa

Otro de los motivos por los que cada vez cuenta con más adeptos es que conlleva un ejercicio muy completo, en el que pones a trabajar desde las piernas al caminar hasta el tronco y los brazos cuando te impulsas y apoyas con los bastones. Y es que algo en lo que coinciden todos los especialistas en marcha nórdica es en que los bastones no deben utilizarse como un simple apoyo, sino que saber utilizarlos para impulsar tu marcha hacia adelante es clave para obtener también beneficios en el tren superior del cuerpo.

marchadora (Creative Commons)

También ayuda el escaso equipamiento que necesitarás para practicarla. Ropa deportiva común para salir a correr o caminar y los bastones, que pueden ser de carbono, de fibra de vidrio o de aluminio. Dependiendo del material que quieras comprarlos, sus precios variarán desde los 25 hasta los 60 euros, siendo los de carbono los más flexibles y cómodos por su poco peso.

Todos estos factores convierten a la marcha nórdica en un deporte que puede disfrutarse casi a cualquier edad y en todas las estaciones del año. La accesibilidad que otorga el poder marcar cada uno su ritmo y no necesitar una gran capacidad física han hecho que esta actividad sea, poco a poco, más popular entre los mayores de 50 años. Prueba de ello son las múltiples concentraciones y competiciones que se organizan los fines de semana por toda la geografía española y que atraen a marchadores de muchos tipos.

0

No hay comentarios ¿Te animas?