Deporte para mayores

¿Qué puedo encontrar en un retiro de yoga?

Victoria Herrero

Lunes 24 de junio de 2019

2 minutos

Hacer un alto en nuestra rutina y mejorar nuestra práctica de yoga en un entorno natural es posible

Los beneficios de acudir a un retiro de yoga  (Bigstock)

En la sociedad en la que nos movemos, el yoga supone un bálsamo para frenar ese ritmo acelerado. Ya sea por recomendaciones de salud o por una respuesta más espiritual, lo cierto es son muchos los adeptos que cada año va teniendo esta disciplina que combina ejercicios de movimiento del cuerpo con una respiración adecuada.

Así pues, cuando el cuerpo y la mente nos piden parar de esas obligaciones diarias, un retiro de yoga es la mejor oportunidad para desconectar. Todo ello en un ambiente natural y donde se afianzan los conocimientos de esta práctica que ya se tienen. Y es que, además de ese remanso de paz, la mayoría de las personas que acuden a estos encuentros llevan tiempo en la práctica de esta disciplina y quieren centrarse por unos días, única y exclusivamente, a ella. Una dedicación que puede ser de un fin de semana o durar todas las vacaciones. 

¿Qué es un retiro de yoga?

Un retiro de yoga pasa por elegir un lugar donde estemos alejados del bullicio y nos centremos en esta práctica milenaria, acompañándola de otras actividades complementarias que ayuden en el objetivo final. Hablamos de una oportunidad que, normalmente, se realiza en un entorno natural que favorece esa conexión con uno mismo y con el propio yoga. Hasta la comida que se ofrece esos días obedece al mismo objetivo de cuidar nuestra mente, nuestro cuerpo y nuestras emociones a través de los nutrientes de los alimentos.

Durante este encuentro, los asistentes tienen la posibilidad de mejorar su práctica diaria y profundizar en los movimientos y respiraciones que ya conocen. Es como una completa inmersión, un contacto más directo y profundo con el yoga, con la meditación o con los pranayamas –técnicas de respiración–.

Mujer practicando yoga (bigstock)

No solo yoga

Como hemos apuntado, estas sesiones de aprendizaje se suelen complementar con actividades relacionadas con el entorno –por ejemplo, senderismo–, o talleres que ahondan en cuestiones de crecimiento personal, la conciencia plena o el autodescubrimiento de lo que somos en realidad. Asimismo, suponen una buena oportunidad de reencontrarte y conocer otras personas que, como tú, buscan esa paz interior o esa calma a través del yoga. 

Incluso se llevan a cabo programas de retiro más específicos centrados en seguir una dieta detox para renovar nuestro orgamismo, profundizar en la meditación, centrarnos en nuestro diálogo interno a través del completo silencio o conocer de una forma más profunda a nuestra pareja en retiros para dos. 

Si estás pensado en acudir a un retiro de yoga, informáte de los que tienen lugar cerca de tu localidad y prepara tu mochila para esos días. Recuerda, ropa y calzado cómodos y una esterilla para tu práctica son indispensables. Pero sobre todo lo que no puede faltar en tu maleta esos días es una mente abierta y muchas ganas de aprender. En resumen, en un retiro de yoga podrás descansar, nutrir tu cuerpo con alimentos más saludables, cambiar esas rutinas tóxicas que afectan a tu vida y conectar contigo mismo.

0

No hay comentarios ¿Te animas?