Salud

Los dolores de oído tienen nombre: Otalgia

Ignacio Casanueva

Martes 13 de octubre de 2020

3 minutos

Los dolores de oído tienen nombre: Otalgia

Hay un nombre científico para todo, desde el animal más pequeño hasta la molestia más extraña. Y todas las expresiones generales que utilizamos para mencionar lo que pasa en nuestro cuerpo no se libran de esta verdad.

A menudo solemos decir “dolor de oído” para mencionar una gran cantidad de molestias. Esta expresión se traduce en nombre científico a otalgia. Es una consulta muy frecuente en la atención primaria y en Urgencias. Puede llegar a ser súper doloroso y molesto, por lo que identificar a tiempo la causa será vital para resolver lo antes posible el problema.

"Existen multitud de causas que dividiremos en dos grandes grupos. Las 'primarias' o propiamente del oído, y las 'secundarias' o producidas por problemas en áreas circundantes", detalla la vocal de la Comisión de Otología de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC), la doctora Rocío González.

Dentro de las primarias, la experta detalla que se encuentran: las 'otitis' o infecciones del oído; los traumatismos del oído (incluidos los que podemos realizar al manipularnos con bastoncillo o cualquier utensilio); los cuerpos extraños introducidos (algodón, trozos de papel, de goma, entre otros), siendo estos muy frecuentes en los niños; así como los tapones de cera muy impactados y de larga evolución.

Sobre las otalgias secundarias se agruparían, por un lado, los problemas de la articulación temporomandibular, es decir, la articulación de la mandíbula, que ocasionan un intenso dolor de localización en el oído,  ya que dicha articulación se apoya inmediatamente por delante del mismo. Y por otro lado, dice que se encontrarían los problemas dentales que pueden provocar un dolor irradiado hacia el  oído, así como las patologías de la faringe, y especialmente las localizadas a nivel de las amígdalas.

La otalgias representan una de las consultas más frecuentes en atención primaria, como hemos indicado, siendo más frecuentes entre los adultos las otitis y las alteraciones de la articulación temporomandibular; "esta última entidad representa el 25% de las consultas por dolor de oído", precisa la doctora González.

Desde la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPAP) indican que para poder descubrir la causa de ese dolor de oído, en primer lugar se necesitan datos sobre la posible causa, siendo en el caso de los niños: la edad y la historia personal. También, si va a guardería o existe el antecedente de baños, natación, traumatismo, quemadura, picadura de insectos, entre otros baremos.

"Hay que saber si hay fiebre, congestión nasal, otorrea (salida de líquido por el oído), menor audición, irritabilidad, o pérdida de apetito, entre otros factores. El profesional examinará la zona, empezando por la piel y la oreja (si está inflamada, enrojecida o más despegada de lo normal). Palpará y traccionará la zona del trago, que es dolorosa si existe otitis externa, y detrás de la oreja (para las mastoiditis, una complicación grave de las otitis)", detalla la AEPAP.

Con el otoscopio (instrumento para ver el oído), y tras retirar el cerumen del conducto si es preciso, el médico observará el oído externo y la membrana timpánica. "Ve si hay signos compatibles de infección (otitis externa o media), así como también si el tímpano está perforado. Finalmente, la exploración de las boca, faringe, cuello y mandíbula descartará un dolor referido o procedente de otras zonas. En la mayoría de los casos no suelen ser necesarias más pruebas diagnósticas, salvo sospecha de una causa grave", sostiene.

Dolor de oídos

El tratamiento, depende de la causa

En cuanto al tratamiento de las diferentes otalgias, la doctora Rocío González indica que, en el caso de las infecciones, éstas se resuelven con antibióticos, y dependiendo del tipo se podrá prescribir un tratamiento tópico (gotas) u oral.

"Los cuerpos extraños tienen que ser extraídos por un especialista con material preciso para ello", advierte, eso sí la vocal de la Comisión de Otología de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello.

En el caso de otros problemas, González mantiene que los pacientes tendrían que consultar al odontólogo si se trata de un problema dentario o de la articulación de la mandíbula. "En este último caso, damos unas sencillas recomendaciones que pueden aliviar el dolor: Calor seco en la zona afectada, dieta blanda durante una semana para no traumatizar la articulación de la mandíbula, y de forma puntual antiinflamatorios", agrega.

En última instancia, la otorrinolaringóloga recuerda que siempre que tengamos una otalgia que no cede en varios días y más aún si presenta secreción maloliente, es necesaria la valoración por el médico de atención primaria, o por el especialista si lo considera oportuno.

0

No hay comentarios ¿Te animas?