Medicina preventiva

Ten cuidado este verano con las infecciones de oído como la otitis

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Viernes 14 de junio de 2019

2 minutos

Protege tus oídos con gorros y tapones al bañarte y sécalos bien después de cada baño

Dolor en el oído

"El 84% de las otitis externas que se producen durante el verano se contagian en zonas de agua como playas y piscinas a través de bacterias u hongos". Y es que las altas temperaturas, y ese medio acuático, como señalan profesionales como los de Sanitas (@sanitas), favorecen la propagación de este tipo de infecciones de oído mucho más frecuentes en estos meses estivales. 

Otras causas que derivan en una otitis

Pero no solo el agua es fuente de origen de una infección como la otitis. Estas son otras causas que es importante conocer:

  • Introducir en el oído bastoncillos para limpiarlo puede hacer que nos hagamos una herida en la piel que derive en una infección auditiva.  
  • El uso del aire acondicionado hace que el ambiente se vuelva más seco y frío, por lo que pueden dañarse nuestras vías respiratorias.
  • La presión a la hora de viajar en avión puede resultar dolorosa para algunas personas que tengan infecciones de oído de forma habitual. 

Sobre todo, son los más pequeños de la casa los que sufren en más medida estas afecciones del oído, pero nunca está de más tener en cuenta una serie de recomendaciones preventivas sea cual sea nuestra edad. 

El cuidado de nuestros oídos en contacto con el agua

La mayoría de estos consejos hacen referencia a esos momentos en los que estamos refrescándonos en una piscina, río o playa y se dirigen sobre todo a personas que frecuentemente tengan problemas en sus oídos.

Así, el principal de ellos, como recomiendan estos expertos, es proteger nuestros oídos con gorros o tapones. En este último caso, aunque no son una barrera infranqueable para los oídos, los que están hechos con silicona resultan más eficaces a la hora de proteger el conducto auditivo de la entrada de agua. 

Pese a toda precaución, puede que nos haya entrado agua al nadar o bucear. Ladea tu cabeza a ambos lados para permitir esa salida de líquido y drenar bien el agua. Y, nada más terminar el baño, es conveniente que te seques los oídos correctamente con una gasa limpia para evitar esas infecciones. En la farmacia encontrarás productos específicos en forma de spray para secar la humedad sobrante del conducto auditivo

Y si eres de los que le gusta tirarse de cabeza o bucear, mucho cuidado con estas prácticas ya que pueden dañar tu oído con una gran entrada de agua en su interior. Además, si la inmersión se hace a bastantes metros de profundidad, un cambio de presión notable puede dañar nuestros tímpanos. 

0

No hay comentarios ¿Te animas?