Salud

El nuevo fármaco contra el cáncer desarrollado en el Vall d’Hebron es capaz de desarmar los tumores

Antonio Castillejo

Miércoles 12 de junio de 2019

3 minutos

El doctor Joan Seoane nos explica, para que todos lo entendamos, su descubrimiento contra el cáncer

Dr. Joan Seoane

Como ha informado 65Ymás, el Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO) ha desarrollado un nuevo fármaco, que ya ha empezado a probar en más de 40 pacientes pacientes en Barcelona, Nueva York y Toronto, que actúa de forma que bloquea las células tumorales impidiendo que se expandan y causen metástasis o recaídas, activando el sistema auto-inmune para reducir el tumor.

Así, el VHIO ha demostrado que el bloqueo de LIF, una citoquina, una proteína, induce la infiltración del sistema inmune en los tumores para atacarlos y eliminarlos. El trabajo que ha sido publicado en la revista Nature Communications y ya se encuentra en ensayo clínico Fase I con pacientes que se están tratando con inhibidores de LIF en el VHIO, el MSKCC (Nueva York) y el Princess Margaret (Toronto).

Para que nos lo explique, de manera que todos podamos entenderlo, hemos hablado con el doctor Joan Seoane, director del co-Programa de Investigación Preclínica y Traslacional del VHIO, investigador principal del Grupo de Expresión Génica y Cáncer y profesor ICREA, que ha sido quien ha dirigido este trabajo y otros trabajos sobre LIF.

PREGUNTA.- Existe una proteína LIF que protege al tumor y lo que ustedes han conseguido es desmantelar esta protección...

RESPUESTA.- Exacto, bloqueamos LIF, desmantelamos esa protección y el sistema inmune puede actuar contra el tumor. El sistema inmune de los pacientes es el mejor de los tratamientos porque ya está diseñado, enseñado y entrenado para actuar sobre variabilidad, cambios y heterogeneidad.

P.- Por favor doctor, denos una explicación para que todos podamos entenderlo

R.- ¿Qué pasa si pensamos en un ser humano cuando hay un embrión? Para que crezca se tiene que implantar en el útero de la madre y luego se genera la placenta para a su vez poder generar un bebé. El embrión viene del padre y de la madre, por tanto contiene antígenos (proteínas) que son del padre, por su parte la madre tiene dentro de sí un organismo que es diferente, el embrión. Pues bien, ¿cómo es posible que la madre no lo rechace si debería hacerlo porque en el embrión hay proteínas que no son suyas? Pues lo que sucede es que para que se pueda implantar en el útero es necesaria una protección del embrión contra el sistema inmune de la madre y esa protección es LIF, que ha sido diseñado por la evolución durante millones y millones de años para proteger el embrión del sistema inmune de su madre.

P.- ¿Podemos decir que estamos en el umbral de la derrota del cáncer?

R.-: No. Y no por muchos motivos, pero sobre todo por dos. Cuando hablamos de cáncer no podemos hablar de un solo cáncer, lo estamos haciendo de muchos tipos, de más enfermedades. No todos los tumores tienen LIF. Lo que hacemos es seleccionar aquellos pacientes en los cuales el tumor tiene LIF y esos serían los que podrían beneficiarse del tratamiento. Es lo que llamamos medicina personalizada, tenemos que saber qué es lo que está pasando en cada tumor para saber cuál es su tratamiento ideal. Y en segundo lugar, nos movemos con un horizonte temporal, estamos en la Fase 1. Un estudio tiene Fase 1, 2 y 3 y después ha de llegar al paciente. Aún faltan años, calculo que unos cinco, para que, si todo va bien, este fármaco pueda llegar al paciente. Lo que sí sabemos con toda seguridad es que no es tóxico para los enfermos, lo que es muy bueno porque nos permitirá pasar a Fase 2 donde estudiaremos su eficacia.

P.- ¿Debemos entender que no todos los tumores reaccionan de la misma manera ante este remedio?

R.- En oncología estamos cambiando el paradigma, ya no es tan importante que el tumor esté en el colon, en el cerebro o en la mama, lo relevante es la alteración molecular que tiene ese tumor. Lo que estamos viendo es que lo importante no es dónde esté el tumor sino que tenga esta proteína que es la que le defiende de nuestro sistema inmune. Por eso hemos utilizado un sistema de selección de pacientes en función de si tienen o no esa proteína. Dicho esto, también es verdad que hemos visto que hay mayor incidencia de esa proteína en tumores como el cerebral, el de páncreas, el de ovario y el de pulmón. Allí hay más tumores que tienen esta proteína, pero no en todos.

P.- Para explicar el mecanismo de manera lo más sencilla posible, ¿cómo defiende el LIF al tumor, cómo consigue que nuestro sistema inmune no le ataque?

R.- Se lo voy a explicar con una metáfora. Imaginemos que estamos en nuestra casa y de repente viene un ladrón que para nosotros sería la célula tumoral. Lo primero que hace esa célula tumoral es bloquear el sistema de alarma de la casa y lo hace con LIF, que es una proteína que bloquea el sistema de alarma para avisar a la policía, que sería nuestro sistema inmune, y detenga al ladrón. Nosotros hemos descubierto y hemos eliminado el LIF. Al eliminar el LIF, la alarma funciona, empieza a sonar y ese sonido de la alarma es, en realidad, una proteína que atrae a las células del sistema inmune. Es decir, el sonido para que venga la policía sería esas células del sistema inmune que eliminan al tumor.

0

No hay comentarios ¿Te animas?