Salud

Es hora de darnos un baño de bosque

Olga Selma

Foto: Bigstock

Lunes 27 de julio de 2020

3 minutos

El bosque alivia nuestro estrés y preocupación, nos ayuda a relajarnos y a pensar con mayor claridad

Es hora de darnos un baño de bosque

Estar en la naturaleza puede ser una experiencia totalmente reparadora y balsámica, que nos devuelve la energía y vitalidad. Los sonidos del bosque, el aroma de los árboles, la luz del sol, el aire fresco y limpio…son sensaciones que nos sientan de maravilla y todos lo hemos podido sentir una y otra vez. Con esta filosofía nació en Japón el llamado baño forestal, o shinrin-yokuShinrinen japonés significa "bosque", y yokusignifica "baño". Entonces shinrin-yokusignifica bañarse en la atmósfera del bosque o disfrutar del bosque a través de nuestros sentidos. No es un ejercicio, ni consiste en hacer caminatas, o correr por el bosque, sino simplemente estar en la naturaleza y conectarse con ella a través de la vista, el oído, el gusto, el olfato y el tacto

Tal como han demostrado las últimas investigaciones en Japón, el shinrin-yoku eleva el estado de ánimo y desactiva el estrés y la ansiedad, a la vez que promueve cambios muy positivos en nuestra salud. Francesc Miralles y Héctor García explican en su libro Shinrin Yoku, el arte japonés de los baños de bosque que esta expresión empezó a ser usada en 1982 cuando el director de la Agencia Japonesa de Bosques sugirió que “bañarse” en el verde proporcionaba beneficios muy poderosos para la salud de aquellos que lo practicaran regularmente.

Beneficios de los árboles

¿Cómo pueden ayudarnos los árboles? 

El Dr. Qing Li, máximo experto mundial en los baños de bosque, ha demostrado que pasar tiempo rodeado de árboles puede reducir la presión arterial, el estrés, el azúcar en sangre, mejorar la salud cardiovascular y metabólica, la concentración y la salud mental, disminuir el dolor y fortalecer el sistema inmunitario.

En su libro El poder del bosque aporta sugerencias prácticas para practicar el shinrin-yoku, incluso sin tener acceso a un bosque. Para el doctor Li, un baño forestal de dos horas te ayudará a desconectarte de la tecnología y reducir el estrés. Para ello, asegúrate de haber dejado atrás tu teléfono móvil o cualquier otro dispositivo, para lanzarte a caminar sin rumbo y lentamente. “Deja que tu cuerpo sea tu guía. Escucha a dónde quiere llevarte. Sigue tu nariz. Y tómate tu tiempo. No importa si no llegas a ningún lado. No vas a ir a ninguna parte. Estás saboreando los sonidos, los olores y las vistas de la naturaleza. Escucha a los pájaros cantando y la brisa que susurra en las hojas de los árboles. Mira los diferentes verdes de los árboles y la luz del sol que se filtra a través de las ramas. Huele la fragancia del bosque y respira la aromaterapia natural de los fitoncidios. Prueba la frescura del aire mientras respira profundamente. Coloca tus manos sobre el tronco de un árbol. Sumerje sus dedos de manos y pies en un arroyo. Ahora te has conectado con la naturaleza. Has cruzado el puente hacia la felicidad”, explica el doctor.

Cuando se trata de encontrar la calma y la relajación, no existe una solución única para todos, de forma que lo importante es encontrar el lugar que se adapte a ti. Para ello el doctor Li nos recuerda que también hay muchas actividades diferentes que podemos hacer en el bosque que nos ayudarán a relajarnos y conectar con la naturaleza como el yoga, un picnic, la terapia de aguas termales, Tai Chi, meditación, ejercicios de respiración, aromaterapia, pintar u observar las plantas

Además, puedes bañarte en el bosque en cualquier parte donde haya árboles. Ni siquiera necesitas un bosque, porque una vez que hayas aprendido cómo hacerlo, puedes hacer shinrin-yokuen un parque o en el jardín. 

Incluso 20 minutos pueden ayudar, aunque los expertos recomiendan unas 10 horas al mes en contacto con la naturaleza para experimentar sus beneficios en nuestra salud. Un estudio del Reino Unido, realizado por King’s College London descubrió que la exposición a los árboles, el cielo y el canto de los pájaros en las ciudades mejoraba el bienestar mental. Así que si vives en una ciudad, el simple hecho de quitarte los zapatos en el parque y sentir la hierba te ayudará a desestresarte.

 

0

No hay comentarios ¿Te animas?