Fisioterapia

Cómo ayuda la fisioterapia tras una operación de prótesis de cadera

Teresa Rey

Jueves 7 de marzo de 2019

2 minutos

La rehabilitación comprende ejercicios de flexión y busca fortalecer los músculos de la zona

Cómo ayuda la fisioterapia tras una operación de prótesis de cadera (Bigstock)

La fisioterapia tras una intervención de prótesis de cadera es una medida que se adopta de forma rápida. Generalmente pasadas las 24 horas de la operación el fisioterapeuta ya empieza con los primeros trabajos. Esta rehabilitación genera unos beneficios funcionales importantes en las personas mayores, al margen de su edad, sexo o capacidad cognitiva. No obstante, si hay deterioro cognitivo o cuando transcurre mayor tiempo entre la fractura y la cirugía o entre esta y el comienzo del tratamiento fisioterapéutico, se obtiene una mejoría menor, según se desprende de este estudio.

Movimientos iniciales prohibidos

Antes de comenzar la rehabilitación, el paciente debe saber que no va a poder realizar una serie de movimientos básicos en un periodo de entre 6 y 10 semanas, puntualizan en la Clínica Fisioterapia-Rehabilitación.

Así, por un lado no se deben cruzar las piernas, ni inclinarse demasiado hacia delante cuando se está sentado. Tampoco hay que girar la pierna operada ni hacia delante ni hacia fuera, o apoyar el peso del cuerpo sobre la misma. Al andar o girar, las puntas de los pies y las rodillas han de mirar siempre hacia delante.

Por otro lado, cuando nos recostemos no podremos hacerlo del lado de la cadera operada. De hecho, los primeros días tras la operación es aconsejable dormir boca arriba. Con el tiempo, cuando nos lo indique el experto podremos dormir del lado operado, pero con una almohada entre las piernas.

Rehabilitación

La rehabilitación se irá realizando de forma lenta. A las 24 horas se podrá empezar a hacer los primeros apoyos con la ayuda de algún andador o dos muletas.

Después se van introducción ejercicios de flexión de tobillos, rodilla y cadera, para empezar a fortalecer los músculos de la zona. De este modo, se va reduciendo la inflamación y el dolor. El objetivo es ir preparando la cadera para recuperar el hábito de caminar a la par que se va trabajando la movilidad de las articulaciones.

A los seis días aproximadamente ya se empiezan a dar los primeros pasos siempre sujetándose con un andador o un par de muletas, para no cargar el peso sobre la cadera. Y poco a poco se puede empezar a subir y bajar escaleras, subiendo de uno en uno los escalones, primero con el lado sano y a continuación con el de la prótesis y con la ayuda de las muletas.

El fisioterapeuta irá pautando otra serie de ejercicios según lo crea necesario hasta que se produzca el alta médica. Fuera del hospital es bueno realizar paseos cortos de forma regular, siempre con las dos muletas las seis primeras semanas tras la operación. Pasado este periodo se podrá caminar con una muleta, pero siempre sujetándose del lado contrario al de la cadera operada. Y,por último, es importante seguir el resto de las recomendaciones de nuestro cirujano y fisioterapeuta.

0

No hay comentarios ¿Te animas?