Fisioterapia

¿En qué se diferencia un quiroprático de un fisioterapeuta y a cuál deben ir los mayores?

Carlos Losada

Foto: Bigstock

Domingo 27 de octubre de 2019

3 minutos

Al contrario que quiroprácticos y osteópatas, los fisioterapeutas cursan un grado universitario

¿En qué se diferencia un quiroprático de un fisoterapeuta?
Carlos Losada

Foto: Bigstock

Domingo 27 de octubre de 2019

3 minutos

Sentir dolor en huesos o músculos está a la orden del día, sobre todo cuando nos hacemos mayores. Para remediar en la medida de lo posible tales dolencias, acudimos a profesionales capaces de aliviarlos. Generalmente tanto el médico de cabecera como cualquier otro profesional de la medicina nos suelen recomendar la visita al fisioterapeuta.

Sin embargo, hay otros profesionales que también pueden trabajar nuestro cuerpo para evitar esos dolores. Hablamos de quiroprácticos y de osteópatas. Pero ¿en qué se diferencia de los fisioterapeutas?

En España, la titulación es lo primero

En la actualidad, solo el fisioterapeuta tiene formación oficial y para ser reconocido como tal ha de cursar un Título de Grado en Fisioterapia de 4 años. Es más, el ejercicio de la fisioterapia está recogido en las leyes de nuestro país. Según el Real Decreto 1001/2002, de 27 de septiembre, “La Fisioterapia es la ciencia y el arte del tratamiento físico; es decir, el conjunto de métodos, actuaciones y técnicas que, mediante la aplicación de medios físicos, curan y previenen las enfermedades, promueven la salud, recuperan, habilitan, rehabilitan y readaptan a las personas afectadas de disfunciones psicofísicas o a las que se desea mantener en un nivel adecuado de salud”.

Es decir, cuando vas a un fisioterapeuta no vas simplemente a que “te den un masaje”, sino que te estás poniendo en manos de un profesional cuyo objetivo es “promover, mantener, restablecer y aumentar el nivel de salud de los ciudadanos a fin de mejorar la calidad de vida de la persona y facilitar su reinserción social plena”.

Fisioterapia para combatir la osteoporosis (Bigstock)

Quiroprácticos y osteópatas

Por el contrario, los quiroprácticos (que no se deben confundir con los quiromasajistas) y los osteópatas no cuentan con una titulación oficial, aunque existen organizaciones (algunas de ellas internacionales) que sí otorgan títulos (todos ellos de carácter no oficial).

Para que sepas un poco más de cada uno y ya que no lo explica Boletín Oficial del Estado, cabe señalar que un quiropráctico basa su trabajo en la manipulación del sistema músculo-esquelético pero centrándose en la columna vertebral. De hecho, resulta clave una correcta alineación y movimiento de las vértebras, de cara a liberar de ese modo el sistema nervioso y los beneficios que ello conlleva.

El osteópata, por su parte, ofrece una visión más global del cuerpo humano. Para ello realiza masajes y manipula las articulaciones con el objetivo de que sea el propio cuerpo el que cree sus propios remedios.

Más allá de que en España los fisioterapeutas están regulados, los mayores pueden elegir dónde acudir según sus preferencias personales y sus necesidades, aunque solo los primeros forman parte del sistema sanitario.

Sobre el autor:

Carlos Losada

… saber más sobre el autor