Fisioterapia

Ocho razones para ir al fisioterapeuta sin tener una lesión

Marco Herrera

Foto: Bigstock

Jueves 4 de julio de 2019

2 minutos

Recibir fisioterapia sin haber sufrido una lesión puede conllevar muchos efectos positivos

Fisioterapeuta

Normalmente, relacionamos el fisioterapeuta con la recuperación de lesiones y dolores musculares. Sin embargo, y aunque está poco extendido en la sociedad, recibir fisioterapia sin haber sufrido una lesión puede tener múltiples efectos positivos, tanto a la hora de prepararnos para realizar alguna actividad física, como en la prevención de posibles traumatismos. Estas son, según la Asociación Española de Fisioterapia (@aefisio), algunas de las razones en las que la fisioterapia está indicada.

Control del peso

Con el número de personas con sobrepeso y obesidad en aumento, debido a factores como el estilo de vida, cada vez son más las personas que arrastran inseguridades con su cuerpo y luchan contra los problemas de peso. Para estos casos, un fisioterapeuta puede ayudarte a comenzar una rutina de cara a lograr dicho objetivo.

Salud de los senos

Las complicaciones que pueden surgir de los tratamientos para el cáncer de mama, como la quimioterapia, la radioterapia y/o la cirugía, pueden incluir opresión, rigidez, hinchazón, debilidad en el tórax y el brazo afectado. Un fisioterapeuta capacitado en la salud de los senos puede proporcionar una opción de tratamiento no químico, suave pero eficaz.

Vértigo y mareos

Los síntomas de mareo, vértigo y náuseas pueden variar de leves a severos, además de durar desde unos pocos segundos hasta varios meses. Pueden entrar en remisión y reaparecer después de muchos meses o años. Un fisioterapeuta vestibular está capacitado para evaluar y tratar las afecciones que afectan a la función del oído interno. Esta es una opción segura y libre de medicamentos para minimizar el mareo, mejorar el equilibrio y recuperar tu independencia.

Mejora la movilidad

Los ejercicios de estiramiento y fortalecimiento ayudan a restaurar tu capacidad para moverte. Los fisioterapeutas pueden adaptarlos adecuadamente a las personas con bastón, muletas o cualquier otro dispositivo de asistencia, o evaluar la prescripción de ortesis. Al personalizar un plan de atención individual, cualquier actividad que sea importante para el paciente se puede practicar y adaptar para garantizar el máximo rendimiento y seguridad.

Fisioterapia respiratoria

Prevenir una lesión deportiva 

Los fisioterapeutas entienden cómo los deportes pueden aumentar el riesgo de tipos específicos de lesiones. Pueden diseñar programas de ejercicios de recuperación o prevención adecuados para que puedas garantizar un retorno seguro a tu entrenamiento.

Mejora tu equilibrio y evita las caídas 

Cuando comiences la terapia física, se te realizará una prueba de detección de riesgo de caídas. Si corres un alto riesgo, los terapeutas te brindarán ejercicios que desafían de forma segura y cuidadosa tu equilibrio, como una forma de imitar situaciones de la vida cotidiana. Los fisios también te ayudan con ejercicios para mejorar la coordinación y los dispositivos de asistencia para caminar más cómodamente.

Controlar la diabetes y las afecciones vasculares 

Como parte de un plan general de control de la diabetes, el ejercicio puede ayudar a verificar adecuadamente el nivel de azúcar en sangre. Además, las personas diabéticas pueden tener problemas con la sensación en los pies y las piernas. Los fisioterapeutas pueden ayudar a proporcionar y educar a estos pacientes sobre el cuidado de los pies para prevenir más problemas en el futuro.

Gestionar problemas relacionados con la edad 

A medida que las personas envejecen, pueden desarrollar artritis u osteoporosis. Los fisioterapeutas son expertos en ayudar a los pacientes a recuperarse y conseguir las condiciones artríticas u osteoporóticas de forma conservadora.

0

No hay comentarios ¿Te animas?