Fisioterapia

Fisioterapia neurológica para tratar la enfermedad de Parkinson

Teresa Rey

Domingo 1 de diciembre de 2019

2 minutos

La fisioterapia neurológica dota al paciente de una mayor autonomía

Fisioterapia neurológica para tratar el Parkinson (Bigstock)

La enfermedad de Parkinson (EP) se trata de un trastorno neurodegenerativo que afecta al sistema nervioso y los movimientos. El deterioro tiene lugar de una manera progresiva y crónica. En concreto, se produce una degeneración de una serie de neuronas situadas en la parte media del cerebro, lo que afecta a la dopamina, sustancia necesaria para realizar movimientos con normalidad, explican desde la Federación Española de Parkinson. Su tratamiento dependerá de cada persona y abarca varias opciones tanto farmacológicas como no. Dentro de estas últimas encontramos la fisioterapia neurológica.

Fisioterapia neurológica en el Parkinson

La fisioterapia neurológica en esta enfermedad se aplica como una terapia rehabilitadora que junto a otras opciones como la logopedia, la psicología o la terapia ocupacional, pueden ayudar al manejo global de la EP.

En líneas generales, lo que se pretende con la fisioterapia aplicada al Parkinson es incentivar la autonomía del paciente. Del mismo modo, busca mejorar el estado físico y limitar la progresión de los trastornos motores de la enfermedad, aclaran desde la Asociación Parkinson Madrid.

Beneficios de esta práctica

Los principales beneficios se han de ver de una manera individual, insisten los profesionales. Cuando esta terapia se aplica en la enfermedad de Parkinson las ventajas generales que se obtienen son una mejora y mantenimiento del tono muscular, y la reducción del dolor o rigidez de las articulaciones.

De forma genérica se consiguen mejorías en la movilidad, la coordinación y el equilibrio. Se previenen caídas y se enseña a adoptar comportamientos posturales correctos. Además, con la fisioterapia aplicada al Parkinson se trabaja la rehabilitación de la marcha y la superación de bloqueos en el movimiento. Asimismo, se previenen complicaciones respiratorias y vasculares, indican en la Asociación Parkinson Madrid.

Desde el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid, corroboran que la fisioterapia ayuda al enfermo de Parkinson a mantener la elasticidad, el trofismo y a estimular la circulación de la sangre. Para mejorar la coordinación de los movimientos del cuerpo se recurre a técnicas de relajación. También se trata el manejo del volumen respiratorio y el equilibrio estático y dinámico.

Las recomendaciones de estos expertos pasan por comenzar cuanto antes con el tratamiento fisioterapéutico, justo al inicio de la patología.

0

No hay comentarios ¿Te animas?