Salud

La disfunción eréctil también se puede prevenir

Marco Herrera

Domingo 10 de noviembre de 2019

2 minutos

La prevención se ha revelado como uno de los factores que más importantes

¿Qué es la cibercondría?

La disfunción eréctil preocupa con el paso de los años y por el tabú que supone el tema en muchas ocasiones para el afectado. Tratar sus síntomas se retrasan demasiado en el tiempo hasta situaciones que pueden no tener solución. Por eso, la prevención se convierte en algo fundamental a la hora de no sufrirla. También ayudan los cada vez más avanzados estudios médicos, que muestran con claridad qué pautas y alimentación pueden ayudar a prevenir esta incapacidad.

Alimentación

Según los expertos en Estudios sobre Disfunción Eréctil de la clínica Boston Medical Group, rebajar los niveles de colesterol y mejorar la circulación sanguínea reducen la posibilidad de sufrir este problema. Los expertos de este centro indican que una dieta rica en pescado azul disminuye de forma notable el riesgo de padecer disfunción gracias al alto contenido de ácidos grasos poli-insaturados, entre los que se encuentra el omega-3. José Benítez, director de Boston Medical Group apunta que “los ácidos grasos altamente contenidos en el pescado azul están especialmente indicados en la prevención y el tratamiento de enfermedades cardiovasculares, gracias a su capacidad de aumentar el HDL, más conocido como 'colesterol bueno', y reducir el LDL, o 'colesterol malo', además del colesterol en general y los triglicéridos“.

Entre los pescados azules podemos encontrar la sardina, el salmón, el atún o la caballa. Eso sí, cuando vayas a consumir este tipo de pescado debes tener en cuenta las formas de elaboración más saludables, como: la plancha, la parrilla, el papillote, el horno, cocido o al vapor. El omega-3 que estos alimentos contienen evitan la formación de coágulos y trombos en el torrente sanguíneo, al igual que funcionan muy bien para regular la presión arterial. Estas propiedades reducen el riesgo de padecer arterosclerosis, trombosis, hipertensión o disfunción eréctil. Una mala alimentación y hábitos de vida poco saludables deterioran el sistema circulatorio, lo que es poco recomendable para tener una vida sexual satisfactoria.

Otras patologías

Pero la disfunción eréctil, que ya es un problema en sí misma, puede ser solo el comienzo de otras patologías. Benítez asegura que "aquellos hombres que presentan disfunción eréctil deben estar atentos y acudir rápidamente al especialista, ya que el hecho de padecer una disminución de la rigidez peniana puede ser un factor predisponente a patologías como la diabetes, la hipertensión o problemas circulatorios. Acudir al médico lo antes posible es fundamental para tratar el problema y evitar posibles consecuencias“.

Como ya hemos mencionado antes, los hábitos de vida son fundamentales para su prevención. Hacer ejercicio de forma regular es uno de los más recomendables, como en más de una ocasión ha manifestado la Organización Mundial de la Salud. Evitar el tabaco, que es uno de los principales factores en los trastornos de erección también se torna en fundamental a la hora de prevenirlo.

Asimismo, el consumo de alcohol es un factor de riesgo ante la disfunción por el daño cardiovascular que produce. El sobrepeso suele presentar problemas arteriales, lo que tampoco sería bueno de cara a prevenir la disfunción. Y por supuesto la salud mental es clave. Factores como la depresión pueden estar de detrás de problemas como la disfunción eréctil.

0

No hay comentarios ¿Te animas?