Salud

Lunares, cómo revisarlos y lo que nos pueden decir de nuestra salud

Ignacio Casanueva

Lunes 9 de noviembre de 2020

1 minuto

Lunares, cómo revisarlos y lo que nos pueden decir de nuestra salud
Ignacio Casanueva

Lunes 9 de noviembre de 2020

1 minuto

¿Sabes cuántos lunares tienes en el cuerpo? ¿Te has dado cuenta si alguno de ellos ha sufrido alteraciones? ¿Cuántas veces has acudido al especialista para realizarte una revisión? ¿Te aplicas crema fotoprotectora antes de exponerte al sol?

Lo primero que tenemos que apuntar es que los lunares o nevus son tumores benignos resultantes del acúmulo de las células que le dan color a la piel llamadas melanocitos. Casi todas las personas los tenemos, la mayoría aparecen en nuestra infancia o en la adolescencia. Durante esta última etapa pueden aparecer más de estas pigmentaciones, cambiar de tamaña u oscurecerse. Y es que los lunares suelen cambiar de consistencia, volverse más blandos o firmes y perder pigmentación con el paso del tiempo.

Es muy poco probable que un único lunar se torne maligno.

Según datos de la Academia Española de Dermatología y Venereología (@adev_es), en España el 22% de la población reconoce no haber revisado sus lunares jamás y más del 75% señala que no ha acudido nunca al dermatólogo para evaluar su piel. Un hecho que deben alertar a aquellas personas con más riesgo de tener problemas derivados de los nevus: personas de piel clara y ojos claros, pelirrojos, personas que se queman con facilidad, los que tienen familiares con cáncer de piel o melanoma y las personas que están mucho tiempo al sol. Estas personas tienen que visitar al dermatólogo con frecuencia para revisar los lunares. 

Revisión

Para tener bajo control el estado de nuestros lunares, lo primero que debemos hacer es mirarlos. Un gesto simple pero que a veces no se hace con el detenimiento que merecen. Una vez que hemos identificado todos los lunares que tenemos, podremos seguir la tabla A,B,C,D,E. Siguiendo estas pautas nos fijaremos en cuestiones como la asimetría (si una mitad del lunar se ve diferente a la otra), sus bordes, los cambios de color, el diámetro (mayor de 5 milímetros) o que se modifique el tamaño, se pique o inflame. 

Siguiendo estas pautas podremos comprobar el grado de peligrosidad, un gesto que hoy en día puede ser más preciso gracias a la dermotoscopia digitalizada, y que nos prevendrá de futuros problemas que ayudará a nuestra salud. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que el cáncer de piel es el tipo más frecuente en todo el mundo y que los nuevos casos de melanoma se están incrementando más rápidamente que en cualquier otro tipo de cáncer. El dato positivo es que el 95% de los casos se cura si se detecta a tiempo, de ahí que los dermatólogos recomienden, además de adquirir unos hábitos de vida saludables que nos protejan de forma adecuada de los efectos dañinos del sol, la revisión periódica de la piel que permita una detección precoz.

lunares

lmkñklñ

 

Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?