Salud

Más del 70% de los mayores de 50 años tienen algún signo de artrosis radiológica

Olga Selma

Foto: Bigstock

Sábado 21 de noviembre de 2020

1 minuto

La artrosis es una enfermedad grave que afecta a la movilidad y la calidad de vida de las personas

Más del 70% de los mayores de 50 años tienen algún signo de artrosis radiológica
Olga Selma

Foto: Bigstock

Sábado 21 de noviembre de 2020

1 minuto

Más del 70% de los mayores de 50 años presenta signos radiológicos de artrosis siendo la causa mayor de incapacidad y la cuarta enfermedad que más calidad de vida resta por cada año vivido, según la Organización Mundial de la Salud. En el mundo hay 242 millones de personas que sufren artrosis, y 7 de ellos en España, donde es la primera causa de incapacidad permanente.

Recientes estudios hablan de una mayor frecuencia de artrosis radiológica frente a sintomática, de hecho, se calcula que más del 70% de los mayores de 50 años tienen algún signo de artrosis, según los estudios radiológicos, sea cual sea la localización. Desde el punto de vista epidemiológico, es la enfermedad articular más frecuente y la que causa más discapacidad entre las personas mayores en los países occidentales.

La obesidad, la hipercolesterolemia e hiperglucemia, la actividad laboral o la práctica deportiva son algunos de los factores de riesgo, a los que se suman factores no modificables como el déficit de estrógenos, las enfermedades por depósito de calcio, o las alteraciones en la alineación de extremidades. 

Síntomas

El dolor es el síntoma principal de artrosis y suele ser de características mecánicas, es decir, que empeora con ciertos movimientos. Si bien puede ser un dolor intermitente, al principio, se vuelve más persistente conforme avanza la enfermedad, pudiendo derivar en una inflamación crónica y generar una discapacidad.

La rigidez es la característica principal que aparece después de periodos de inactividad; por ejemplo, la rigidez matutina suele oscilar entre los 15 y 30 minutos, y es una característica de artrosis. La disminución de la movilidad, asociada a la inestabilidad y a la limitación de movimientos; así como los crujidos o la tumefacción articular también son frecuentes

Las articulaciones más afectadas son las rodillas, manos, caderas, pequeñas articulaciones de la columna, así como la articulación metatarsofalángica del primer dedo del pie. Mientras que no suele afectar a hombros, codos ni tobillos, salvo en casos de artrosis secundarias por traumatismos u otras enfermedades. 

Tratamiento

Los objetivos del tratamiento de la artrosis son fomentar la concienciación de la persona que la padece para que pueda mejorar su estilo de vida mediante la disminución de factores de riesgo; así como aliviar el dolor, mejorar la función articular y retrasar la progresión del daño. 

Debido al aumento de pacientes con artrosis, la enfermedad ha crecido más del 70% en dos décadas, para los especialistas en reumatología la clave es poner a la persona en el centro de la enfermedad para que ella misma intente frenar la progresión.

Más del 70% de los mayores de 50 años tienen algún signo de artrosis radiológica

Si bien existen factores de riesgo como la genética (50% de los casos), el sexo (hay un predominio de mujeres) o la edad (a partir de 45 años), hay una serie de factores sobre los que sí podemos incidir, como la obesidad. El sobrepeso corporal aumenta la carga sobre las articulaciones, pudiendo originar cambios en la postura, y provocando un mayor estrés y sufrimiento en las articulaciones. En cambio, la realización de una dieta eficaz que permita en una mujer de mediana altura la pérdida de 5 Kg de peso se asocia con una disminución del 50% en el riesgo de sufrir una artrosis sintomática de rodilla según la Sociedad Valenciana de Reumatología

También hay estudios científicos que avalan el beneficio de mantener la actividad física, concretamente ejercicios aeróbicos para mejorar la función articular y el sistema circulatorio, y ejercicios isométricos para la musculatura. Además, el Servicio de Reumatología del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla recomienda realizar ejercicio suave de forma regular, entre 20 y 30 minutos por sesión, al menos tres días en semana. También aconseja el uso de bastón para evitar riesgo de caídas, y utilizar un calzado adecuado. La aplicación local de calor y frío también puede ser útil para aliviar el dolor.

Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?