Mayores

¿Cuál es el papel de las transaminasas en la salud de los mayores?

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Jueves 10 de octubre de 2019

2 minutos

Tener los niveles de transaminasas demasiado altos provoca la aparición de graves dolencias

Transaminasas

Tal y como explican desde el Colegio de Farmacéuticos de Valencia (@micofvlc), las transaminasas son un tipo de enzimas que residen en el interior de las células de algunos órganos vitales como el corazón, los riñones, el cerebro y, sobre todo, el hígado. Sus funciones principales son las de asegurar el proceso metabólico y la producción de diversos aminoácidos, que a su vez se encargan del crecimiento y el correcto desarrollo del organismo.

Sin embargo, su auténtica relevancia en la salud de las personas mayores radica en su capacidad para diagnosticar y rastrear multitud de enfermedades a través de su medición en sangre. Y es que un desequilibrio en el nivel de transaminasas es un síntoma habitual de dolencias tan graves como la mononucleosis o la cirrosis hepática.

En especial, este problema surge cuando el paciente presenta un elevado índice de dicho compuesto en el organismo, que suele desembocar en un daño hepático que requiere tratamiento médico de urgencia. En este sentido, ¿cuáles son las causas de las transaminasas altas y cómo puedes prevenirlo?

Las transaminasas y el daño hepático

Cuidado con el consumo excesivo de alcohol

Existen dos tipos comunes de transaminasas: el glutamato oxalacetato (GOT) y el glutamato piruvato (GPT). El primero debe oscilar entre 0 y 37 U/L para cumplir con unos valores normales, mientras que el segundo hace lo propio con unos valores entre 0 y 41 U/L.

Los factores que influyen en el aumento de las transaminasas son muy variados, aunque el consumo excesivo de alcohol suele causar más perjuicios, ya que destruye las células del hígado y provoca la liberación descontrolada de estas enzimas en la sangre. Otras causas comprobadas y que hay que controlar son una dieta rica en grasas, un traumatismo muscular, el consumo de determinados fármacos e incluso un esfuerzo físico exagerado.

Aunque la situación varía según la edad, el sexo o el índice de masa corporal del paciente, un nivel elevado de transaminasas se encuentra detrás de enfermedades como la hepatitis C, la esteatosis hepática, la hemocromatosis, el infarto de miocardio, la anemia metabólica o la enfermedad de Wilson, entre otras. No obstante, ante este amplio abanico de posibilidades, debe ser un médico el único que diagnostique el resultado de esta alteración.

Pasos sencillos para bajar los niveles de transaminasas

  • Sigue una dieta sana y equilibrada, libre de alimentos procesados, grasos y azucarados. Evita también las verduras y frutas que contengan ácidos orgánicos, como las fresas, el limón o la sandía, y el exceso de sal.
  • Bebe una gran cantidad de agua para mantenerte bien hidratado.
  • Realiza ejercicio físico con regularidad. Con un paseo de 30 minutos cada día es más que suficiente.
  • Toma infusiones de plantas medicinales con propiedades depurativas y capaces de regenerar las células hepáticas. El diente de león y el boldo son dos ejemplos.
  • Y por supuesto, olvídate del alcohol o, en su defecto, consúmelo con mucha moderación.
0

No hay comentarios ¿Te animas?