Medicina general

¿Qué tratamientos de lipoescultura pueden ser de interés para las personas mayores?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Martes 8 de octubre de 2019

2 minutos

El objetivo de estas técnicas de liposucción es eliminar las grasas acumuladas y persistentes

lipoescultura

Lograr remodelar áreas corporales muy concretas es el objetivo de los distintos tratamientos de lipoescultura que, aunque tiene puntos en común con la liposucción, no es exactamente lo mismo. Como señalan expertos de clínicas especializadas en medicina estética, en ambos caso se trata de técnicas quirúrgicas que diluyen la grasa acumulada para su posterior extracción mediante finísimas cánulas. No son tratamientos pensados para combatir la obesidad o el sobrepeso, sino para eliminar grasa y tejido adiposo.

Lo que diferencia la lipoescultura de la liposucción es que la primera va más allá de la mera extracción de grasa localizada, porque parte del tratamiento consiste en “esculpir” puntos determinados de la silueta. Para ello utilizará, en un primer momento, las técnicas de la liposucción, pero las completará con otras como la recolocación de las grasas extraídas en otras áreas corporales o los tratamientos de mesoterapia, masajes drenantes, etc.

lipoescultura

Papada, grasa abdominal, brazos…

Debe ser el médico especialista quien determine qué tipo de tratamiento de cirugía estética es el más recomendable atendiendo a tus características y constitución física. La lipoescultura puede dar buenos resultados cuando el área a tratar es de escasa extensión.

En el caso de las personas mayores, es frecuente el uso de esta técnica para eliminar la grasa localizada bajo la barbilla o la papada. También resulta exitosa para reducir el tejido adiposo que tiende a concentrarse en la zona del abdomen y las caderas a medida que la edad avanza, especialmente tras la menopausia. Moldear los brazos reduciendo el “descolgamiento” que puede producirse en su cara interna, desde las axilas al ángulo del codo, es también posible con la lipoescultura.

En ocasiones, no se trata únicamente de un tema estético. Por ejemplo, retirar el exceso graso acumulado en las rodillas puede ser necesario para mejorar la movilidad general de la articulación.

Además, la Sociedad Española de Cirugía Estética (SECE) recuerda que los tratamientos de liposucción en general son intervenciones quirúrgicas que pueden presentar riesgos, como retención de líquidos e infección, y también efectos secundarios, como hematomas o sensación de quemazón, que normalmente son pasajeros. Por su parte, el tiempo de recuperación es variable. Dependiendo del tipo de tratamiento y de la zona intervenida, puede oscilar entre una semana y varios meses.

0

No hay comentarios ¿Te animas?