Medicina general

¿Qué son los tendones y qué patologías pueden causar su dolor?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Domingo 11 de agosto de 2019

2 minutos

Son muchas las causas que pueden desencadenar una tendinopatía, no todas relacionadas con el deporte

Tendones

Los tendones son complejas estructuras de tejido conectivo fibroso que cumplen una función determinante en el conjunto de nuestro organismo porque, explicado de manera sencilla, su misión es conectar los distintos músculos a nuestra estructura ósea.

En nuestro cuerpo tenemos distintos tipos de tendones, cada uno con una forma, tamaño y función específica. Pero, en general, todos están compuestos por fibras de colágeno que les dotan de la resistencia y la flexibilidad justas para poder cumplir su cometido, que no es otro que transmitir la fuerza que genera el músculo al hueso para, de esta manera, hacer posible cualquier movimiento.

Como explican expertos fisioterapeutas, existen distintas tendinopatías que pueden necesitar un tratamiento rehabilitador. Aunque la sobrecarga por actividad deportiva y las lesiones que surgen por algún tipo de traumatismo son las causas frecuentes que provocan la aparición de este tipo de patologías, no son las únicas.

Qué es un tendón

¿Por qué duelen los tendones?

La Sociedad Española de Fisioterapia y Dolor (@Sefid_edupain) matiza que no siempre las tendinopatías están acompañadas de síntomas dolorosos. El término tendinitis, empleado hasta hace pocos años (ahora los expertos prefieren denominar a este tipo de patologías como tendinopatías), engloba enfermedades diversas, atendiendo a la causa que puede provocarlas y los distintos síntomas.

En la mayoría de las ocasiones, el origen del dolor en los tendones, como el rotuliano o el de Aquiles, viene derivado de la presencia de microroturas en las fibras del propio tendón, algo que resulta muy doloroso y suele ir acompañado de inflamación en la zona.

Otra de las causas habituales de dolor, no solo en los tendones de las extremidades inferiores, sino también en los de las superiores; puede producirse por una desviación o postura forzada, mantenida en el tiempo, que está provocando una flexión excesiva en un determinado tendón. Algún defecto en la pisada, una deformidad o desplazamiento óseo, como ocurre con la displasia de cadera, también pueden generar molestias en las articulaciones y en los tendones. Por último, hay que recordar que la edad y el desgaste propio del paso del tiempo pueden hacer que los tendones resulten más proclives a sufrir distintas patologías que, generalmente, mejoran de manera notable con fisioterapia y tratamiento farmacológico.

0

No hay comentarios ¿Te animas?