Cuídate

Plantillas que mejoran la pisada: lo que debes saber antes de elegirlas

Mariola Báez

Viernes 15 de marzo de 2019

2 minutos

De descanso, correctoras… no todas las plantillas son iguales y es importante llevar la adecuada

Plantillas que mejoran la pisada (bigstock)

En una plantilla, colocada en el interior del zapato, descansa todo nuestro peso corporal a la hora de dar cada paso y de ella depende, en gran medida, que caminemos cómodos y con seguridad.

Existe una gran variedad de plantillas y lo primero que hay que tener claro es la diferenciación que hace la Sociedad Española de Biomecánica y Ortopodología (SEBIOR) entre las plantillas prefabricadas, aquellas que podemos encontrar en una farmacia o en una tienda de calzado especializada, y los soportes plantares, plantillas personalizadas que responden únicamente a las necesidades específicas de aquella persona que las utiliza.

¿Qué tipos de plantillas existen y cuál debes elegir en caso necesario?

Hay que tener en cuenta que una plantilla está en contacto directo con el pie y puede ejercer funciones diversas, desde simplemente proporcionar un mayor confort al andar, hasta cumplir un fin correctivo, por ejemplo, ayudar a distribuir mejor el peso y evitar dolencias como la fascitis plantar, o paliativo, por ejemplo, si existiese un espolón calcáneo que requiriese, como medida terapéutica, descargar el peso de la zona del talón.

Algunas firmas especializadas en la fabricación de plantillas ofrecen distintas opciones para que caminar resulte cómodo. Si no tienes ningún tipo de patología en el pie, puedes optar por estas plantillas estándar pero siempre teniendo en cuenta el uso que vas a darles. No es lo mismo una plantilla que quieras incorporar a unas zapatillas deportivas, con las que quieres practicar senderismo o salir a correr, que unas que quieras para el calzado que utilizas a diario.

 plantillas que mejoran la pisada (bigstock)

Es importante conocer el material del que está elaborada cada plantilla: látex, caucho, resinas... así como las propiedades que le otorgan: flexibilidad, dureza, resistencia o nivel de amortiguación.

Puede que más que una plantilla estándar, de las comercializadas de manera general, necesites un soporte plantar adaptado a las características morfológicas de tu pie, que requerirá un diagnóstico previo y certero realizado por un podólogo profesional que permita detectar cualquier anomalía. Si existe alguna dificultad mecánica a la hora de caminar, un estudio de la pisada puede ayudar a detectar patologías frecuentes en el aparato locomotor relacionadas con el pie, algo que contribuirá a elegir la plantilla más adecuada con todas las garantías.

La platilla es un elemento que puede aliviar dolencias y corregir anomalías del pie de la manera más sencilla y menos agresiva posible pero es básico elegir aquella que realmente cumpla la función para la que ha sido diseñada: ayudar a dar cada paso de la manera más segura y saludable.

0

No hay comentarios ¿Te animas?