Medicina general

Trocanteritis, una enfermedad muy común que afecta especialmente a las mujeres mayores

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Jueves 23 de enero de 2020

2 minutos

El dolor constante, en uno o ambos lados de la cadera, es el principal síntoma de esta patología

Trocanteritis

Aunque el nombre resulte poco conocido, la trocanteritis es una de las principales causas de dolor en la cadera, que se presenta especialmente en mujeres mayores de entre 50 y 60 años. Las molestias que provoca se centran en los laterales, en la zona superior del muslo, y se intensifican con determinadas posturas, como estar tumbado de lado, o ante movimientos como andar o subir escaleras. Desde la cadera, el dolor suele irradiarse hasta la rodilla, pero no por detrás del muslo como ocurre con la ciática, sino de manera lateral. En ocasiones, puede incluso llegar hasta los tobillos.

¿Qué provoca la trocanteritis y cómo puede tratarse?

Los médicos explican que esta patología tiene que ver con las complejas articulaciones de la cadera, en la que se insertan distintos músculos, ligamentos y huesos, además de las bolsas que cumplen la función de evitar el rozamiento. Además, el término trocanteritis hace referencia al pequeño hueso que “sobresale” junto a la cabeza del fémur (trocánter), que puede palparse con facilidad en el extremo superior del muslo.

Trocanteritis

Cualquier inflamación que se produzca en esa área de intersección de músculos y huesos, o incluso si la inflamación se da en las bolsas que evitan la fricción, la trocanteritis o bursitis trocantérea se desencadena provocando el dolor que lleva asociado. Un golpe o traumatismo, la actividad deportiva intensa, enfermedades reumáticas, problemas en la marcha al caminar (mala pisada), una tendinitis o una alteración en los tendones de la musculatura de los glúteos son otras dolencias que se encuentran entre las posibles causas del dolor lateral en la cadera.

En cuanto al diagnóstico, la Sociedad Española de Radiología Médica (@SERAM_RX) señala que una radiografía simple o una ecografía son dos pruebas que pueden servir para valorar la posibilidad de que sea algún tipo de calcificación la que esté causando el proceso inflamatorio que provoca la trocanteritis.

Una vez detectada la patología y sus causas, entre los tratamientos habituales destaca el uso de medicamentos antiinflamatorios, así como las infiltraciones de analgésicos que alivien el dolor intenso. En los últimos años, las técnicas de electroterapia y termoterapia se están aplicando, en algunos casos, con resultados satisfactorios.

0

No hay comentarios ¿Te animas?