Medicina preventiva

Estos son los principales motivos de la respiración demasiado rápida en mayores

Marco Herrera

Foto: Bigstock

Jueves 19 de diciembre de 2019

5 minutos

La respiración rápida puede ser el resultado de varios factores médicos, desde ansiedad hasta asma

Estos son los principales motivos de la respiración demasiado rápida en mayores

La respiración rápida y superficial, también llamada taquipnea, ocurre cuando se respira más de lo normal en un minuto dado. Cuando una persona respira rápidamente, a veces se conoce como hiperventilación, pero esta generalmente se refiere a respiraciones rápidas y profundas. El adulto promedio normalmente toma entre 12 y 20 respiraciones por minuto y entre 50 y 100 latidos según la Fundación del Corazón. La respiración rápida puede ser el resultado de cualquier cosa, desde ansiedad o asma, hasta una infección pulmonar o insuficiencia cardíaca. Coméntale a tu médico cuando experimentes una respiración rápida y superficial para asegurarte de recibir un tratamiento rápido y prevenir complicaciones.

Cuándo buscar atención médica

Siempre debes tratar la respiración rápida y superficial como una emergencia médica, particularmente la primera vez que la experimentas. Ponte en contacto lo antes posible con profesionales médicos si tienes un tinte gris azulado en tu piel, uñas, labios o encías; si sientes aturdimiento o dolor de pecho, si notas que el pecho se te hace profundo con cada respiración, si va acompañada de fiebre y si con el paso de los minutos la respiración rápida empeora.

La taquipnea puede ser el resultado de muchas condiciones diferentes. Un diagnóstico adecuado ayudará a determinar la causa. Esto significa que debes informar de cualquier caso de taquipnea a tu médico.

Qué es el síndrome de dificultad respiratoria aguda y cómo afecta a los mayores

¿Qué causa la respiración rápida y superficial?

La respiración rápida y superficial puede ser causada por varios factores, incluyendo infecciones, asfixia, coágulos sanguíneos y algunos más.

Infecciones

Las infecciones que afectan a los pulmones, como la neumonía o la bronquitis, pueden causar dificultad para respirar. Esto puede traducirse en respiraciones más cortas y más rápidas. Si estas infecciones empeoran, los pulmones podrían llenarse de líquido. Esto hace que sea difícil respirar profundamente. En casos raros, las infecciones no tratadas pueden ser fatales.

Asfixia

Cuando te ahogas, un objeto bloquea parcial o completamente tus vías respiratorias. Y si puedes respirar, la respiración no será profunda ni relajada. En casos de asfixia, la atención médica inmediata es crucial.

Coágulos de sangre

Una embolia pulmonar es un coágulo de sangre en el pulmón. Esto puede conducir a hiperventilación, junto con dolor de pecho, tos y latidos cardíacos rápidos o irregulares.

Cetoacidosis diabética (CAD)

Esta condición grave ocurre cuando el cuerpo no produce suficiente insulina. Como resultado, los ácidos llamados cetonas se acumulan en el cuerpo. La CAD a menudo conduce a una respiración rápida, que puede conducir a una insuficiencia respiratoria fatal.

Asma

El asma es una afección inflamatoria crónica de los pulmones. La hiperventilación puede ser un síntoma de un ataque de asma. El asma es con frecuencia la causa de la respiración rápida y superficial en los niños y adultos sanos, que puede empeorar por la noche, después del ejercicio o durante el contacto con desencadenantes como los alérgenos y el aire frío.

Ataques de ansiedad

Si bien la ansiedad a menudo se considera un trastorno puramente mental, la ansiedad puede tener síntomas físicos en el cuerpo. Los ataques de ansiedad son respuestas físicas al miedo o la ansiedad. En un ataque de ansiedad, se puede experimentar respiración rápida o dificultad para respirar.

Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC)

La EPOC es una enfermedad pulmonar común. Incluye bronquitis crónica o enfisema. La bronquitis es una inflamación de las vías respiratorias. El enfisema es la destrucción de los alvéolos en los pulmones.

Cómo podemos respirar para quemar calorías

¿Cómo se diagnostica la respiración rápida y superficial?

El médico puede administrar tratamiento de inmediato para corregir el patrón de respiración y facilitar la respiración profunda. Luego harán preguntas relacionadas con los síntomas o la condición. El tratamiento podría incluir recibir aire rico en oxígeno a través de una máscara. Una vez que la condición se estabilice, el médico hará algunas preguntas para ayudar a diagnosticar la causa.

Después de tomar el historial médico, el doctor escuchará corazón y pulmones con un estetoscopio. Usarán un oxímetro de pulso para verificar el nivel de oxígeno. Un oxímetro de pulso es un pequeño monitor que se usa en el dedo.

Si es necesario, el médico puede verificar los niveles de oxígeno mediante una prueba de gases en sangre arterial. Para esta prueba, extraerán una pequeña cantidad de sangre de la arteria y la enviarán a un laboratorio para su análisis. La prueba causa algunas molestias, por lo que el facultativo puede aplicar anestesia en el área antes de extraer la sangre.

Escaneos de imágenes

Es posible que el médico quiera observar más de cerca los pulmones para verificar si hay daño pulmonar, signos de enfermedad o infección. Los médicos suelen usar una radiografía para esto, pero en algunos casos puede ser necesario un ultrasonido. Otras pruebas de imagen, como una resonancia magnética o una tomografía computarizada, son poco frecuentes, pero pueden ser necesarias.

Claves para prevenir la aparición de infecciones respiratorias en personas mayores

¿Cuáles son las opciones de tratamiento?

Las opciones de tratamiento varían según la causa exacta de los problemas respiratorios.

Infecciones pulmonares

Los tratamientos efectivos para la respiración rápida y superficial causada por una infección son un inhalador que abre las vías respiratorias, como el albuterol, y antibióticos para ayudar a eliminar la infección. Sin embargo, los antibióticos no son útiles para ciertas infecciones. En estos casos, los tratamientos respiratorios abren las vías respiratorias y la infección desaparece por sí sola.

Condiciones crónicas

Las afecciones crónicas, como el asma y la EPOC, no desaparecen. Sin embargo, con el tratamiento se puede minimizar la respiración rápida y superficial. El tratamiento de estas afecciones puede incluir medicamentos recetados, inhaladores y tanques de oxígeno en casos extremos. La CAD es una complicación grave de la diabetes y también se considera una emergencia médica. La hiperventilación de la diabetes requiere oxigenoterapia y electrolitos.

Cuáles son las causas sibilancias o pitidos al respirar en mayores y cómo evitarlos

Desórdenes de ansiedad

Si se experimenta una respiración rápida y superficial como síntoma de un ataque de ansiedad, es probable que el médico recomiende una combinación de terapia y medicamentos contra la ansiedad. Estos medicamentos pueden incluir alprazolam, clonazepam o buspirona.

Otros tratamientos

Si persiste la respiración rápida y los tratamientos anteriores no funcionan, el médico puede recetar un medicamento betabloqueante para corregir la respiración, como acebutolol, atenolol y bisoprolol. Estos medicamentos tratan la respiración rápida y superficial al contrarrestar los efectos de la adrenalina, una hormona del estrés que aumenta la frecuencia cardíaca y la respiración.

0

No hay comentarios ¿Te animas?