Medicina preventiva

Ultrasonografía: la prueba diagnóstica que permite “escuchar” los órganos y los tejidos

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Lunes 29 de julio de 2019

2 minutos

Tiene múltiples aplicaciones médicas y ayuda a la detección precoz de enfermedades como el cáncer

ultrasonografía

El Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos (@NCIespanol) define la ultrasonografía como un procedimiento que utiliza ondas de sonido de alta energía para observar tejidos y órganos de nuestro cuerpo. Un ejemplo de los resultados de esta prueba médica es la clásica ecografía, que se realiza durante el embarazo para conocer el estado y la evolución del feto, pero las posibilidades de la ultrasonografía van mucho más allá.

Se trata de una técnica de exploración y diagnóstico muy amplia, perfeccionada en las últimas décadas con aplicaciones que van desde el estudio de órganos como el hígado o el riñón, hasta el uso de equipos especiales de ultrasonidos que permiten conocer el estado de las venas, las arterias y del flujo sanguíneo.

Principales aplicaciones de la ultrasonografía actual

Mediante avanzados equipos, esta técnica hace llegar al interior del cuerpo humano ondas sonoras que nuestro oído es incapaz de percibir, conocidas como ultrasonidos. Los tejidos corporales reflejan esas ondas que “rebotan” en ellos, provocando un eco similar al que crea el sonido cuando se transmite y “choca” contra una montaña. El equipo utilizado en una ultrasonografía es capaz de recoger esas ondas y trasladarlas a un monitor en forma de imágenes.

Se trata de un método no invasivo y absolutamente indoloro, pues solo es necesario aplicar un gel conductor y utilizar un pequeño transductor que permite visualizar las imágenes. Además, no implica la emisión de radiación.

Ultrasonografía

Aunque en un principio la ultrasonografía se centraba principalmente en el seguimiento del embarazo, como señala la Sociedad Española de Ultrasonidos (SEUS), actualmente no hay especialidad médica que no utilice este método de diagnóstico, ya que puede aplicarse en cualquier parte del cuerpo. Eso sí, en aquellas estructuras ósea o que contengan aire no da resultados significativos y no se considera eficaz.

Es muy frecuente su uso a nivel abdominal para la detección de posibles patologías en el hígado, la vesícula biliar, el páncreas o el bazo. También es habitual unir la ultrasonografía a la técnica endoscópica, para lo que resulta necesario introducir una sonda que permita acercar el ultrasonido a la zona interna que se quiere analizar. Es la técnica a la que se recurre, por ejemplo, para obtener una imagen del tubo digestivo o visualizar un tumor localizado en la zona del colon o el recto. La ecografía de mama es también una de las pruebas cada vez más utilizadas en la detección precoz de este tipo de cáncer.

Por último, también hay que destacar el uso de las innovadoras ecografías Doppler, que permiten el estudio del sistema circulatorio, el movimiento de la propia sangre y la vascularización de distintos órganos.

0

No hay comentarios ¿Te animas?