Preguntas

¿En qué nos afecta la reducción de horas de luz diarias?

Marco Herrera

Foto: BigStock

Domingo 15 de septiembre de 2019

2 minutos

Nuestros relojes corporales, llamados ritmos circadianos, dependen de la naturaleza cíclica del día

En qué nos afecta la reducción de horas de luz al día; Madrid de noche

La falta de luz solar puede tener varios impactos en nuestra salud, tanto física como mental. Nuestros relojes corporales, llamados ritmos circadianos, dependen de la naturaleza cíclica del día. También tenemos hambre y sueño en momentos particulares, gracias a la programación de cuándo se producen diferentes hormonas. Interrumpir tu rutina, incluso durante una hora más o menos, puede hacer que te sientas fuera de control, un poco como el desfase horario.

Efectos

Public Health England (Salud Pública Inglesa) ha elaborado un informe sobre los efectos de la reducción de luz natural en la población, llegando a estas conclusiones:

Vitamina D y cansancio 

De repente estamos expuestos a días más cortos y oscuros. Esto puede afectarnos más de lo que pensamos. Por ejemplo, se produce más melatonina cuando está oscuro porque induce el sueño, y cuando hay luz, producimos menos, lo cual podría ser una explicación de por qué nos sentimos más cansados cuando oscurece antes. Otra consecuencia es que obtenemos menos vitamina D al dejar de estar expuesto a la luz solar muchas menos horas diarias. 

Depresion: síntomas y tratamientos (Bigstock)

Menos ejercicio

Cuando oscurece antes y además empieza el frío, puedes desmotivarte para salir y hacer ejercicio. Con el sol y las temperaturas agradables tenemos más predisposición a ejercitarnos en el exterior, ya sea saliendo a caminar por la ciudad o buscar aventuras en el campo en forma de senderismo. Igualmente pasa con los deportes de exterior, los cuales somos mucho más propensos a practicarlos de día y con temperaturas medias.

Sufre el estado de ánimo

Es común, sobre todo entre las personas de edades más avanzadas, sufrir estados de ánimo más bajos en invierno. Para muchas personas, esto puede estar relacionado con una afección llamada trastorno afectivo estacional. Se define por síntomas como letargo, bajo estado de ánimo, cansancio excesivo y aumento de peso. Una caída en los niveles de serotonina puede jugar un papel en el desarrollo de esta caída del ánimo.

En septiembre empieza a anochecer más temprano

Cómo impedir estos efectos

Muchos profesionales indican una serie de pautas para evitar o disminuir los efectos de perder horas de luz diarias. Por ejemplo, organizando el día de modo que salgas a dar un paseo o a hacer ejercicio a horas centrales del día para así aprovechar la luz del sol, lo que también mejorará tu estado de ánimo. Y de ese modo dejar tareas del hogar para horas de menos luz en las que igualmente fuera tampoco ibas a disfrutar de la misma.

De este modo, además de continuar con tu ejercicio diario, tan importante para tu salud física y mental, aprovecharás los rayos del sol para obtener vitamina D. Para reducir los efectos de la falta de luz y la obtención de esta vitamina, también es importante reseñar que puedes obtenerla en tu dieta. Se encuentra en pescados grasos como el salmón o el atún y hay pequeñas cantidades en el hígado de ternera, el queso y las yemas de huevo.

0

No hay comentarios ¿Te animas?