Preguntas

La agorafobia: un trastorno de ansiedad que puede impedir salir de casa

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Domingo 9 de junio de 2019

3 minutos

Estas personas tienen miedo a los lugares públicos y pueden experimentar ataques de pánico o mareos

Trastorno de ansiedad
Teresa Rey

Foto: Bigstock

Domingo 9 de junio de 2019

3 minutos

La agorafobia es un trastorno de ansiedad que se genera por miedo principalmente a lugares públicos, de modo que te imposibilita salir de casa con normalidad. De igual modo, esa sensación de inseguridad se puede sentir ante determinadas circunstancias a las que se teme porque la persona que la sufre piensa que no podría salir de ellas u obtener ayuda en el caso de que se complicaran. Es decir, el individuo se siente paralizado, indefenso o atrapado, y esto le impide actuar.

Ataques de pánico

Los ataques de pánico se vinculan con este trastorno, y el hecho de haber sufrido varios puede propiciar la aparición de agorafobia, indican los expertos. Si se han experimentado varios en algunas circunstancias esto puede provocar que se eviten los lugares o momentos en los que se han producido.

Los síntomas son diversos pero se puede tener la necesidad de que alguien nos acompañe siempre que vamos a ir a un sitio con mucha gente. El mismo hecho de salir de casa ya es un problema para estas personas. Tampoco les gustan las multitudes, ir en transporte público (metro, trenes o aviones) o por ejemplo tener que esperar en una fila. Espacios pequeños como un ascensor les generan alerta o incluso ir al cine o el teatro.

La ansiedad que provoca en los afectados esta situación puede provocar reacciones corporales como mareos, pérdida del control de esfínteres, dolores cardíacos o vómitos.

La sensación que se siente es desproporcionada con respecto al peligro real, pero las personas que sufren agorafobia no lo ven así, y por eso tratan de evitar a toda costa todo aquello que les proporciona este malestar.

Acudir a un psicólogo

Además de los ataques de pánico, se desconocen las causas de este trastorno. El tratamiento es complejo porque se debe abordar la causa que desencadena esos miedos. Para ello es necesario acudir a un psicólogo que a través de la terapia que considere más adecuada intentará llegar hasta el motivo de ese temor paralizante. En ocasiones se puede indicar medicación.

Este trastorno puede impedir desarrollar una vida normal tanto en el ámbito social como laboral. De igual modo, es un factor que puede influir en la toma de decisiones importantes para el desarrollo personal, además de ser una cortapisa para disfrutar de una vida plena. Por todo ello, se aconseja acudir a un especialista que nos ayude a su remisión.