Preguntas

¿Por qué beber alcohol puede ser más peligroso para nuestro cuerpo en verano?

Marco Herrera

Foto: Bigstock

Miércoles 7 de agosto de 2019

2 minutos

Beber afecta a las habilidades tanto físicas como mentales y también disminuye las inhibiciones

El alcohol tampoco funciona cuando estamos tristes

El verano es un buen momento para salir y disfrutar del aire libre yendo a la playa, a la piscina o asistiendo a una barbacoa. Sin embargo, muchas de estas actividades vinculadas al clima cálido incluyen el consumo de bebidas alcohólicas, y esto puede ser una mezcla peligrosa.

Beber afecta a las habilidades tanto físicas como mentales, y también disminuye las inhibiciones y la capacidad de tomar decisiones. La exposición al calor y al sol puede amplificar aún más estos efectos, lo que puede tener consecuencias peligrosas. Te contamos algunos de los peligros añadidos que conlleva el consumo de alcohol en los meses estivales.

Deshidratación

Uno de los principales riesgos de beber al calor del verano es la deshidratación. El consumo de alcohol puede causar un inicio de deshidratación más fácilmente debido a que es un diurético, lo que significa que libera al cuerpo más líquido del que absorbe. Cuando el clima cálido se acompaña de un consumo excesivo de alcohol, la temperatura de tu cuerpo comienza a subir más rápido que si no estuvieras bebiendo y tiendes a sudar más, la transpiración ayuda a enfriar el cuerpo.

Por tanto, el alcohol lo deshidrata aún más porque te hace orinar y transpirar más de lo normal. El consumo excesivo de alcohol también puede irritar el estómago y provocar vómitos, lo que agota todavía más el cuerpo de los líquidos necesarios y aumenta el riesgo de deshidratación.

Beber alcohol puede ser más peligroso para nuestro cuerpo en verano

Golpe de calor

Además de la deshidratación, otro accidente grave que puede ocurrir al beber en verano bajo el sol es el golpe de calor, que ocurre cuando el cuerpo no puede regular su temperatura. El cuerpo humano produce una gran cantidad de calor interno que normalmente se enfría con la transpiración.

Si el cuerpo carece de suficientes líquidos para hacer que este proceso funcione (debido al consumo excesivo de alcohol), no puede sudar lo suficiente como para refrescarse. Estar expuesto al calor del verano sin una forma de regular la temperatura puede hacer que suba a niveles peligrosamente altos.

Ahogamiento en el agua

Durante un caluroso día de verano, un chapuzón en la piscina o en la playa puede parecer la manera ideal de refrescarse; sin embargo, puede ser mortal cuando se hace bajo los efectos del alcohol. Según la Organización Mundial de la Salud (@opsoms), el consumo de alcohol contribuye al menos al 20% de todas las muertes por ahogamiento en adultos cada año.

El alcohol suprime el reflejo nauseoso del cuerpo, lo que significa que beber puede aumentar el riesgo de ahogarse si comienzas a nadar en el agua. También puedes desorientarte y tener problemas para decidir qué camino tomar para salir y volver a la orilla o al borde de la piscina.

0

No hay comentarios ¿Te animas?