Preguntas

¿Cambia el sabor de los alimentos tras recibir un tratamiento de quimioterapia?

Mariola Báez

Foto: Bigstockphoto

Miércoles 14 de agosto de 2019

1 minuto

La alteración del gusto es un posible efecto secundario ante la aplicación de determinados fármacos

La quimioterapia cambia el sabor de los alimentos

Aunque los tratamientos de quimioterapia son cada vez más efectivos a la hora de combatir un tumor sin causar alteraciones en las células sanas y ni en las funciones básicas del organismo, aún existen efectos secundarios de diversa índole.

La Sociedad Española de Oncología Médica (@_SEOM) explica que las alteraciones en el gusto y el olfato son un trastorno frecuente en las personas que están recibiendo sesiones de quimioterapia.También asegura que los mecanismos que desencadenan esta situación no se conocen exactamente, pero podrían estar relacionados con la acción sobre las mucosas de algunos de los medicamentos que se suministran o algún daño de tipo nervioso.

Quimioerapia y sabor de los alimentos

¿En qué cambian los sabores? ¿Qué medidas puedes tomar ante esta situación?

Según apunta la American Society of Clinical Oncology (@ASCO), el cambio que más se suele experimentar es un sabor que recuerda al metal, especialmente con los alimentos ricos en proteínas, como la carne. Durante el tratamiento contra el cáncer o en las semanas posteriores, a algunas personas la comida no les sabe a nada y les resulta insípida, algo que el oncólogo y el resto del equipo médico deben saber para evitar que surjan problemas. Un ejemplo de ello es la pérdida de apetito, que se refleja en una bajada excesiva de peso y que puede acabar provocando algún tipo de trastorno alimenticio que puede restar efectividad al tratamiento y causar un empeoramiento en la salud.

Los expertos coinciden en que, por lo general, se trata de una alteración que habitualmente desaparece al finalizar el tratamiento. Ante esta anomalía en la percepción de los sabores, la Asociación Española Contra el Cáncer (@aecc_es) da tres interesantes y prácticos consejos a las personas que puedan estar experimentándola:

  1. Preparar comidas de aspecto y olor agradables (la vista hace mucho a la hora de despertar el apetito), optando preferentemente por condimentos suaves.
  2. Enjuagarse la boca antes de comer.
  3. Si notas sabor metálico en la comida, es buena idea cambiar los cubiertos habituales por unos de plástico.

Recuerda: en la mayoría de los casos, se trata de un trastorno pasajero. Lo importante es seguir manteniendo, en la medida de lo posible, una dieta rica y variada.

0

No hay comentarios ¿Te animas?