Preguntas

Cuáles son las causas de las sibilancias o pitidos al respirar en mayores y cómo evitarlos

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Martes 22 de octubre de 2019

2 minutos

Se producen por un estrechamiento de las vías respiratorias a consecuencia de otro trastorno

Cuáles son las causas sibilancias o pitidos al respirar en mayores y cómo evitarlos

Cuando aparecen sibilancias o pitidos al respirar es porque existe alguna alteración relacionada con la respiración o con las cuerdas vocales. Ese silbido intenso puede darse tanto al inspirar o al exhalar el aire. Se produce por un estrechamiento de las vías respiratorias, de tal modo que el aire se ve obligado a pasar por un conducto más estrecho.

Por qué se dan

La aparición de este trastorno en personas mayores puede deberse a la presencia de ciertas patologías como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). El asma es otra de las enfermedades que las provoca. Ambas patologías generan estrechamientos y broncoespasmos en las vías respiratorias de los pulmones. No obstante, en este grupo poblacional pueden deberse a otros factores de riesgo como neumonía, bronquitis, gripe, insuficiencia cardiaca, reacciones alérgicas, tabaquismo, embolia pulmonar y en general cualquier inflamación de la garganta, entre otros.

Cuando este síntoma aparece junto a otros característicos del resfriado, en un principio remitirá junto con el resto de las manifestaciones de esta enfermedad y no requiere de un tratamiento específico.

Fibrosis pulmonar idiopática en mayores: cuáles son sus características y riesgos

Cuándo ir al médico

En el caso de que surja sin causa aparente y sin ningún otro elemento con el que se pueda relacionar tendremos que evaluar si es recurrente. Deberemos estar pendientes de si paralelamente sentimos que a veces tenemos dificultad para respirar, si nos vemos obligados a llevar una respiración demasiado rápida o de pronto notamos que la piel se muestra levemente azulada. En estos casos es importante que vayamos a la consulta del médico.

Las sibilancias son un signo de alerta si aparecen por ejemplo tras la picadura de una abeja u otro insecto o después de tomar un medicamento o un alimento al que sin saberlo somos alérgicos. Si no podemos respirar bien, la piel se muestra muy azul, hay confusión mental, debilidad al realizar los movimientos habituales o surge tras atragantarnos con un objeto o comida, debemos ir a urgencias.

El tratamiento debe pautarlo nuestro médico en función del origen de los silbidos. Si se debe a la presencia de otras enfermedades estas han de tratarse. Dependiendo del caso puede que el médico nos mande algún broncodilatador, corticoides orales o antiinflamatorios. En el caso de fumar, lo aconsejable es dejarlo y es importante hidratarse correctamente y no permanecer durante mucho tiempo en ambientes secos.

0

No hay comentarios ¿Te animas?