Preguntas

¿Es malo para la digestión beber agua entre las comidas?

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Martes 17 de septiembre de 2019

3 minutos

El agua no tiene calorías, por lo que no interfiere en el peso ni tampoco afecta a las digestiones

Es malo para la digestión beber agua entre las comidas
Teresa Rey

Foto: Bigstock

Martes 17 de septiembre de 2019

3 minutos

El agua es necesaria para el organismo, para que funcione correctamente. Está presente en las células y es vital para que el cerebro marche bien y las articulaciones no sufran. En lo que se refiere a las cantidades a beber, se recomienda una ingesta diaria de entre un litro y medio y dos diarios, aunque estas son variables. Todo dependerá de la época del año, de si hacemos o no deporte y de la edad que tengamos. Esto es lo que corresponde a una correcta hidratación, pero alrededor del agua se dicen muchas cosas que van más allá de este hecho básico. Una de ellas es que no debemos beberla entre las comidas porque engorda. Pero, ¿es esto cierto?

No tiene calorías

Lo primero que debemos tener en cuenta es que el agua en sí no engorda. No tiene calorías, por lo que no las puede incrementar y, por lo tanto, en un principio da igual en qué momento la ingiramos, ya que no afecta al organismo en este sentido. Según algunos expertos, no es un líquido que interfiera en la digestión y el hecho de adelgazar tiene más que ver con lo que comemos y lo que nos movemos, no con la cantidad de agua que tomemos.

Tampoco beber más agua ayuda a adelgazar. Este hábito, además de ser necesario para estar hidratados, es bueno para paliar la retención de líquidos o combatir el estreñimiento, por ejemplo, ya que ablanda las heces, pero no es que favorezca la pérdida de grasa.

Trucos para ayudarte a beber agua (Bigstock)

Sensación de saciedad

Por otra parte, sí hay que destacar algunos estudios que han demostrado que beber agua antes de comer puede generar cierta saciedad que puede influir en el apetito. En este sentido, la American Chemical Society, en Boston (Estados Unidos), realizó una investigación para concluir que quienes en su experimento bebieron dos vasos de agua de 230 mililitros antes de una comida consumieron entre 75 y 90 calorías menos.

El agua durante las comidas ayuda a descomponer los alimentos, de modo que se puede tomar perfectamente, pero hay que hacerlo pausadamente y con calma. Del mismo modo, la mayoría de los expertos recomienda consumirla en el momento que más nos apetezca, es decir, antes, durante o después, ya que no va a suponer ni un aumento ni una pérdida de peso, pero sí va a ser bueno para nuestra salud en general, ya que con este gesto contribuiremos a estar bien hidratados.