Preguntas

¿Es realmente más "sano" fumar puros que cigarrillos?

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Sábado 3 de agosto de 2019

3 minutos

En contra de lo que se piensa por el hecho de que no se inhala el humo, es igual de perjudicial

¿Fumar puros es más sano que fumar cigarrillos?
Teresa Rey

Foto: Bigstock

Sábado 3 de agosto de 2019

3 minutos

En torno al hábito tabáquico hay ciertas creencias respecto a lo que se fuma y la cantidad, lo que ha dado lugar a diversos mitos. Uno de ellos es por ejemplo el pensamiento de que fumar puros es menos perjudicial o más “sano” que fumar cigarrillos. Sin embargo, los expertos aseguran que todo el tabaco, sea cual sea, es nocivo para la salud y causa cáncer. No hay excepciones.

Qué pasa al no inhalar el humo

Sí es cierto que normalmente los fumadores de puro no inhalan el humo lo que hace que estas personas tengan unos índices menores de cáncer de pulmón o enfermedades pulmonares y cardiopatías coronarias, en comparación con quienes son adictos a los cigarrillos. Sin embargo, a su vez presentan más casos de estas patologías si los compramos con quienes no fuman. Además, hay que tener en cuenta que quienes antes eran de cigarros y se pasan a los puros, probablemente mantengan el hábito de inhalar, por lo que al final se encontrarán con los mismos riesgos, explican desde la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria  (Semfyc @semfyc).

Del mismo modo, esta peculiaridad hace los que se deleitan con los puros al final tienen más probabilidad de desarrollar un cáncer de boca, por las características de estos artículos y su forma de disfrutarlos. En general, todas las personas que poseen este vicio están exponiendo boca, lengua, garganta y laringe, a las sustancias nocivas que incorporan estos productos. Así, sea cual sea el tipo de tabaco, se presenta más o menos la misma posibilidad de sufrir un cáncer de la cavidad oral y del esófago.

¿Debería estar prohibido fumar en los estadios de fútbol y en los coches?

Compuestos perjudiciales para la salud

Aunque no se trague el humo, las sustancias nocivas pueden instalarse en la saliva y de ahí pasar al esófago. Y de algún modo se absorbe también la nicotina, que es la sustancia que genera adicción. Esta se puede llegar al organismo por la propia inspiración o a través del revestimiento de la boca.

No hay que olvidar, por tanto, que los puros disponen en su composición de sustancias químicas tóxicas y carcinógenas dañinas para todo el mundo. Destaca por ejemplo que tienen más concentración de nitrosominas, responsables de provocar tumores, también mayor cantidad de alquitrán y toxinas malas que provienen de su envoltura que al ser menos porosa que la de los cigarros provoca una acumulación superior de las mismas.