Preguntas

¿Por qué es bueno cenar antes de las 9 de la noche?

Teresa Rey

Domingo 24 de noviembre de 2019

2 minutos

Las cenas han de ser ligeras para facilitar la digestión

Por qué es bueno cenar antes de las 9 de la noche (Bigstock)

Son varias las hipótesis que avalan que la cena debe realizarse antes de las 9 de la noche o al menos dos horas antes de irse a la cama. Hay estudios que incluso han encontrado un vínculo entre cenar temprano y la reducción del riesgo de padecer determinados tipos de cáncer. No obstante, al margen de estas investigaciones los nutricionistas poseen argumentos para avalar que comer pronto por la noche es bueno para la salud.

Mejores digestiones

En la clínica de la Dra. Mª J. Barba Martínez, aseguran que lo idóneo es irse a dormir habiendo dejado al menos dos horas después de cenar, ya que así la digestión se hace mejor. Con el sueño, los procesos digestivos van más lentos y esto acaba provocando pesadez y la posibilidad de no conciliar bien el sueño. Este además es otro de los motivos por los que se recomienda que las cenas sean ligeras.

Por otra parte, Amil López Viéitez, nutricionista de Dieta Coherente, asegura que cenar más tarde afecta al ritmo circadiano alterando la melatonina, que es la hormona del sueño. Esto desestabiliza la insulina, de modo que aumenta el azúcar en sangre y la grasa corporal. Los ritmos circadianos son los cambios físicos, mentales y conductuales que se producen siguiendo un ciclo diario, y están vinculados a la luz y la oscuridad en el ambiente de un organismo, explican desde el Instituto Nacional de Ciencias Médicas de Estados Unidos (NIH).

Existen además diversos estudios que han demostrado que cenar tarde afecta al metabolismo y también dificulta el hecho de perder peso si hemos empezado una dieta, por ejemplo. Eso sí, esto tampoco quiere decir que nos vayamos al extremo contrario y no cenemos. Saltarse alguna comida es perjudicial para el organismo. Hay que ingerir productos ligeros que contengan verduras y algo de proteínas.

Prevención del cáncer

Un estudio realizado por el Instituto de Salud Global (ISGlobal), publicado en la revista International Journal of Cancer, en 2018, ha demostrado que el hábito de cenar pronto o dejar pasar la digestión al menos durante un par de horas reduce en un 20% el riesgo de padecer cáncer de mama o de próstata. El porcentaje se incrementa en cinco puntos si se hacen las dos cosas. Sin embargo, los propios investigadores han matizado que si bien es pronto aún para hacer recomendaciones en este sentido todo apunta a que, al menos, los ritmos circadianos deberían tenerse en cuenta en los estudios relacionados con el cáncer.

0

No hay comentarios ¿Te animas?