Preguntas

¿Qué diferencia hay entre la edad cronológica y la biológica?

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Sábado 7 de septiembre de 2019

2 minutos

La edad biológica se controla a través de la dieta, el ejercicio físico, el estrés y el descanso

Edad cronológica y edad biológica

La edad es un concepto tan amplio y relativo que muchas personas no están de acuerdo con su definición oficial. Según expone el Diccionario de la Real Academia Española (@RAEinforma), esta es el tiempo que ha vivido una persona, animal o vegetal. Sin embargo, el problema surge cuando el individuo en cuestión no se siente como tal y experimenta un sentimiento de incomodidad o euforia al romper los estereotipos que definen el grupo social al que, supuestamente, pertenece por los años cumplidos.

Es aquí cuando entran en acción dos conceptos desconocidos para la inmensa mayoría, pero que tienen como objetivo concretar aún más dicho significado. Bajo esta premisa, ¿has oído hablar alguna vez de la edad cronológica y la edad biológica?

Edad cronológica y edad biológica

Edad cronológica y biológica: principales diferencias

El tiempo pasa para todo el mundo, eso es un hecho, pero no todo el mundo se enfrenta al paso del tiempo de la misma manera. En este sentido, la edad cronológica corresponde a los años que hemos vivido desde nuestro nacimiento, es decir, está vinculada a la definición oficial que hemos expuesto anteriormente y que está representada por un simple número. 

En cambio, la edad biológica está asociada a otros factores como la actividad física, la alimentación, el estado de salud, el estrés, el descanso nocturno e incluso la genética. Así, dicho concepto hace referencia a la edad de tu organismo, de tus células, que no tiene por qué ser igual que la edad cronológica, pues muchas personas envejecen de manera excelente y aparentan ser más jóvenes. O más bien todo lo contrario. Afortunadamente, a diferencia de la cronológica, tu edad biológica puede cambiar fácilmente.

Cómo mejorar tu edad biológica

Nadie puede dar marcha atrás en el tiempo para cumplir menos años, pero tu cuerpo sí se puede ver rejuvenecido sin importar las velas que hayas soplado en tu último cumpleaños. Como acabamos de ver, para controlar tu edad biológica debes cuidar tu organismo y tu salud. ¿Cómo? A través de una dieta rica en frutas, verduras, legumbres, carnes magras y frutos secos, por ejemplo. La dieta mediterránea es una de las más valiosas en este sentido, así que puedes seguir sus preceptos para mantenerte más joven.

El deporte es otro elemento indispensable. Con 45 minutos, tres veces a la semana, de ejercicio moderado será más que suficiente para estar activo. Aunque sea un problema demasiado habitual, el estrés afecta negativamente a tu edad biológica y puede provocar alteraciones fisiológicas de importancia. Para solucionarlo, intenta manejar dicha ansiedad con ejercicios de relajación, descansado adecuadamente, buscando apoyo en tus series queridos y, en definitiva, disfrutando de la vida.

0

No hay comentarios ¿Te animas?