Preguntas

¿Qué es mejor para el corazón de una persona mayor: andar o correr?

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Domingo 18 de agosto de 2019

2 minutos

Todo dependerá de a qué estemos acostumbrados pero ambas actividades fortalecen este órgano

Qué es mejor para el corazón de una persona mayor andar o correr

Desde hace un tiempo correr o la práctica de running está de moda, pero ¿es esta la mejor opción para un persona mayor? Pues, según los expertos, todo depende. Si eres una persona acostumbrada a hacer este deporte u otro y quieres iniciarte en él además de gozar de un buen estado de salud, en principio no hay ningún inconveniente. Sin embargo, si no estás habituado o has tenido un episodio cardiaco, y quieres empezar a moverte o continuar con tu estilo de vida activo, andar es una excelente opción, pero antes deberás consultar con tu médico para saber cuál es el ritmo más apropiado según tus condiciones físicas y de salud.

Fortalecer el corazón

Moverse y evitar el sedentarismo es la premisa de la que tenemos que partir. La Organización Mundial de la Salud recomienda al menos 150 minutos de actividad física a la semana, lo que distribuidos a la largo de la misma suponen 20 minutos al día. Otra alternativa es andar 30 minutos durante cinco días.

Tanto si corres como si andas, vas a fortalecer el corazón, pero si se has tenido problemas con este órgano, tal vez debas moderar el esfuerzo y recurrir a una menor intensidad de la actividad, algo que puedes hacer si te decides por caminar. Una de las principales diferencias entre ambos ejercicios es que con esta última alternativa se queman menos calorías, por ejemplo. Pero, por ello debes plantearte si este es tu objetivo o simplemente ayudar a tu corazón a estás más sano.

Por otro lado, el riesgo de lesiones al dar un paseo, sea al ritmo que sea, se reduce, ya que el impacto de las articulaciones contra el firme, es menos agresivo.

Caminar al aire libre tiene más beneficios

Alternativas intermedias

Cuando caminamos estamos ayudamos al corazón también pues contribuimos a que sus cavidades aumenten de tamaño y favorecemos el bombeo de la sangre. De este modo, se propicia el transporte de oxígeno y de otros nutrientes a todos los órganos y tejidos. Dentro de esta posibilidad hay actividades intermedias que se basan en andar a un ritmo más rápido de lo normal como el power walking o el jogging. Si nos gusta la naturaleza, podemos aprovechar para practicar senderismo.

Tanto si nos animamos a andar como a correr para cuidar nuestro corazón es conveniente que controlemos el ritmo cardíaco a través de un pulsómetro. Este nos indicará si estamos en el rango adecuado, porque forzar el corazón tampoco es bueno.

0

No hay comentarios ¿Te animas?