Preguntas

¿Qué es un espolón calcáneo? ¿Se puede hacer algo para evitar su aparición?

Mariola Báez

Jueves 7 de marzo de 2019

2 minutos

Esta anómala calcificación en el talón puede llegar a resultar muy dolorosa

Espolón calcáneo (Bigstock)

En ocasiones, aunque no haya existido un golpe o traumatismo, la zona del talón puede doler por distintas causas, llegando incluso a provocar dificultad al caminar. Es importante averiguar la causa que provoca esa anomalía acudiendo al traumatólogo porque podría tratarse de un espolón calcáneo que requiere el correspondiente tratamiento.

Esta patología consiste en un crecimiento anómalo del hueso del talón (calcáneo) que puede ser consecuencia de una fascitis plantar, una inflamación del tejido conectivo presente en la planta del pie, aunque no siempre. El espolón es una prolongación ósea del propio talón, del hueso calcáneo en el que recae gran parte de nuestro peso corporal y lo peor es que ese crecimiento anómalo adquiere la forma de “pico” o punta de lanza, haciendo que los tejidos que lo rodean se claven en él, especialmente al caminar, produciendo dolor considerable en toda la zona, como si pisases un clavo cada vez que das un paso.

Espolón calcáneo (bigstock)

¿Por qué se forma un espolón y cómo hay que tratarlo?

Tal como señalan expertos fisoterapeutas, en la mayoría de los casos es la tensión que ejerce la fascia (el tejido conectivo que forma la planta del pie) la que provoca esa prolongación anómala del hueso, aunque hay otras causas relacionadas con la presencia de un espolón. La propia forma del piel, el desgaste que con el paso de los años experimentan los tejidos que recubren los huesos de la zona plantar, el sobrepeso, una pisada incorrecta que hace que apoyemos mal el piel al caminar, un calzado inapropiado e incluso la alimentación, que puede incidir en una elevada presencia de microcristales de calcio o de ácido úrico, son algunos de los factores que pueden incidir en la aparición de esta patología.

Cualquier persona, tanto aquellas que llevan hábitos de vida sedentarios, como las que realizan ejercicio a diario pueden llegar a padecer las dolorosas consecuencias de un espolón calcáneo. Según el Hospital La Paloma lo sufre una de cada cuatro personas y, ante los primeros síntomas, hay que acudir al especialista para tener un diagnóstico claro que puede obtenerse realizando una simple radiagrofía, porque en ella se verá con claridad (o no) ese "pico" que impide caminar con normalidad.

Tratamientos del espolón

En cuanto a los distintos tratamientos, dependerá del grado de desarrollo de la protuberancia ósea. En ocasiones, unas plantillas especiales (taloneras), analgésicos contra el dolor y reposo, son suficiente para detener los síntomas. En casos en los que el espolón resulta doloroso en exceso, el tratamiento con ondas de choque, que tratan huesos y tejidos, está dando resultado. También, puede ser necesaria una intervención quirúrgica que elimine la formación ósea causante del dolor.

 

0

No hay comentarios ¿Te animas?