Preguntas

Qué hacer si se te desencaja la mandíbula: diagnóstico y tratamiento

Noelia Hontoria

Foto: Bigstockphoto

Martes 21 de enero de 2020

2 minutos

Si se te desencaja la mandíbula debes acudir a un doctor para que haga una maniobra de recolocación

Qué hacer si se te desencaja la mandíbula

La mandíbula desencajada es una consecuencia de un posible problema que afecta a la articulación temporomandibular. Suele estar condicionado por una hiperlaxitud previa, aunque en la mayoría de los casos sucede a raíz de movimientos amplios en esta zona o desgaste de las fibras de la zona. Las estructuras que componen la mandíbula nos ofrecen la posibilidad de mover la boca, con la función principal de masticar y hablar. Sin embargo, una mandíbula desencajada, con o sin dolor, es un problema que debes solucionar lo antes posible.

Cómo saber si tienes la mandíbula desencajada

Hay dos indicadores básicos para la mandíbula desencajada: el ruido y el dolor. Ambos pueden presentarse conjuntamente o por separado, en cualquier caso, el paciente afectado suele percibirlo rápidamente.

Si la mandíbula presenta un chasquido al moverse, no se cierra y abre de forma habitual o si existe dolor en la parte delantera del oído, debes acudir al médico para que valore el diagnóstico.

¿Cuál es el tratamiento de la mandíbula desencajada?

Relajarse ante la situación es la principal medida, pues la tensión, aunque habitual en estos casos, no beneficia, más bien es contraproducente. Una vez llegues al médico y le expongas los síntomas, emitirá su diagnóstico apoyándose en una inspección manual facial, donde valorará si existe asimetría o hundimiento en esta zona, además del rango de movimientos que puedes realizar.

En caso de necesitar pruebas adicionales, puede solicitar una radiografía para ver con más claridad cómo se encuentra esta articulación.

mandibula desencada que hacer

Una vez realizado el diagnóstico y en función de la gravedad, el tratamiento puede ir por diferentes cauces.

La mayoría de las veces, se trata con una reducción manual y el consumo de analgésico y/o antiinflamatorios. Se lleva a cabo una maniobra de recolocación (la cual debe ser realizada por un especialista, ya sea un médico o un odontólogo) para subir de nuevo la mandíbula y encajarla en su lugar habitual. Es posible que se requiera de un vendaje temporal para que se asiente bien.

En los casos más graves, especialmente cuando esta situación se vuelve crónica o recurrente, el médico puede valorar la posibilidad de emitir un tratamiento quirúrgico o infiltraciones de toxina botulínica.

Por lo tanto, lo que debes hacer si se te desencaja la mandíbula es limitar tus movimientos hasta que acudas a un doctor, que debe ser lo más rápido posible, ya que si sigues moviéndote con normalidad puedes agravar la situación. No te trates con relajantes musculares y deja que sea un especialista quien ponga el tratamiento más adecuado para tu caso.

0

No hay comentarios ¿Te animas?